domingo, 6 de julio de 2014

LUCIANO DEL POZO, CRONISTA DE LA ORDEN DE SAN JUAN DE DIOS, REFIERE LOS PRIMEROS MESES DE LA TOMA DE POSESIÓN DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT ( AÑO 1895)

Fray Luciano del Pozo, O.H. Cronista de la Orden de San Juan de Dios, refiere los primeros meses de la estancia de los Hermanos de San Juan de Dios y de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús en el Manicomio de San Baudilio de Llobregat, después de que el Padre Benito Menni cerrase el trato de adquisión con sus propietarios  el 20 de agosto de 1895 y que  un mes más tarde llegase con las primeras comunidades de Hermanos y Hermanas para hacerse cargo de la asistencia de las personas enfermas asiladas en aquel establecimiento. En uno de los párrafos, escribe:

"Cierto que existía una regular separación de sexos en cuanto al personal vesánico, y decimos solamente regular, porque no habiendo sino una sola puerta de entrada, por ella habían de concurrir indistintamente hombres y mujeres, lo mismo que a la iglesia por ser común, como a ciertas oficinas que por su índole lo habían de ser, tales como la cocina, despensas, ropería y farmacia, donde era muy frecuente el encuentro de camareros y camareras con su correspondiente séquito de enfermos y enfermas dedicadas al servicio. Nosotros también en los primeros meses, y mientras se lograba llevar a la práctica aquel prudente adagio  "entre santa y santo, pared de cal y canto", no era raro encontrarnos hermanas y hermanos (las hermanas siempre iban dos) y saludarnos con el clásico "Alabado sea Jesucristo", nosotros, y ellas con el "Ave María Purísima". Nuestro piadoso Padre, tan prudente como discreto, nos prohibió terminantemente el saludarnos, y así se hizo mientras duraron las obras" (1)

(1)  Luciano del Pozo, O.H. Caridad y Patriotismo. Barcelona. 1917