jueves, 13 de diciembre de 2018

EN LA SACRISTÍA DE LA IGLESIA DEL MANICOMIO DE SEÑORAS DE SANT BOI DE LLOBREGAT, HABÍA UN CONFESIONARIO PARA PERSONAS SORDAS.



Un documento que lleva por título "Puntos relativos al elenco número 11 de la Iglesia del Manicomio de Señoras de San Baudilio de Llobregat", fechado el día 21 de febrero de 1921, y que firma el Capellán de aquel establecimiento psiquiátrico, Ramón Roma y Terradellas, presbítero (1) , recoge uno de los puntos, concretamente el XIV, referido a CONFESIONARIOS, que textualmente dice:

"Hay dos confesionarios, en sitio manifiesto, bien dispuestos, limpios, con ventanillas laterales y éstas con rejillas clavadas, de agujeros pequeños y un velo interior que las cubre. No se cierran con llave. El Confesor observa en hábito lo prescrito en el Ritual Romano. Hay un confesionario en la sacristía para sordos".

             
 Es decir, que para asegurar la intimidad y el secreto en  la confesión de las personas asistidas en aquel hospital, que a la enfermedad mental que padecían tenían también asociados déficits auditivos, se les oía en confesión en el interior de la sacritsía, y como es de suponer, con la puerta cerrada, para permitir al confesor elevar el tono de voz para que resultara entendedor a la persona que acudía a confesar, atendido que, en aquella época, no existían los aparatos auditivos que permiten actualmente a las personas con sordera, entender una conversación sin necesidad de elevar en demasía el volumen de la voz. 

Obviamente para mi resulta difícil, atendidas las limitaciones de acceso a determinadas fuentes institucionales de archivo y consulta, conocer con exactitud cuando se instaló este confesionario en la sacristía, y quien fue la persona que así lo dispuso.

No obstante, conocidas las numerosas citas documentadas de que se disponen del Padre Benito Menni, referidas a la estricta y fiel observancia, en la exigencia de los más mínimos detalles, de todo aquello que pudiera contribuir a garantizar el respeto de los derechos y la dignidad de las personas enfermas asistidas en las instituciones de su directa responsabilidad, apostaría de manera decidida y abiertamente, con la seguridad de acertar, que fue una de sus muchas iniciativas ordenar que uno de los dos confesionarios de que se disponía, estuviera en la sacristía, precisamente para atender las necesidades de las personas con problemas auditivos, sin renunciar a la posibilidad de que, tal vez, algún día lo pueda demostrar documentalmente, pero, hoy por hoy, no dispongo de más argumentos ni pruebas que esta, que me limita solamente a dar a conocer esta significativa circunstancia.

(1) Ramón Roma y Terradellas era, en aquella fecha, Capellán de la Casa de San Baudilio de Llobregat, desde el año 1913.

Según figura en el mismo elenco, había otro sacerdote, Miguel Castañeda Martí, que desde el mes de junio de 1914, celebraba todos los días la Santa Misa.

Siempre, según recoge este elenco, en aquellas fechas se celebraban diariamente dos Misas , y se daba la Comunión. En los días festivos, por la tarde, se hacía Exposición Mayor y se rezaba el Santo Rosario, la Estación del Santísimo, y se daba la Bendición. Por Navidad se celebraban tres Misas a media noche, y por Semana Santa se hacían las funciones propias del tiempo.

Se cantaba la Santa Misa en las principales fiestas de la Santa Iglesia y en las solemnidades del Instituto.

FUENTE DE CONSULTA

Arxiu Diocesà de Barcelona.     

domingo, 25 de noviembre de 2018

LA PROTECCIÓN JURÍDICA A PERSONAS CON ENFERMEDAD MENTAL DE LA FUNDACIÓ GERMÀ TOMÁS CANET, DE LA ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN DE DIOS.



La FUNDACIÓ GERMÀ TOMÁS CANET tiene su sede social en la calle Sant Benito Menni, núm. 2 de Sant Boi de Llobregat, dentro del recinto del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, siendo su objetivo, desde el año 1989, proporcionar protección jurídica a personas con enfermedad mental y/o la capacidad de obrar modificada  por decisión judicial.

Ejerce la tutela y curatela de estas personas, especialmente cuando no tienen familia, o ésta no quiere o no puede responsabilizarse.

Promueve una mayor conciencia social, facilita el desarrollo personal, su integración social y su protección.

Apoya jurídicamente y coordina, con otras fundaciones y entidades, programas y proyectos complementarios a su asistencia para conseguir una atención integral.

¿QUIÉN ERA EL HERMANO TOMÁS CANET ?.

Tomás Canet García (Valencia, 5 octubre 1902 - Sant Boi de Llobregat (Barcelona), 7 octubre 1984) fue un religioso perteneciente a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Nacido en el seno de una familia cristiana, fue educado como tal, recibiendo el sacramento del Bautismo el mismo día de su nacimiento, y el de la Confirmación el 19 de octubre de 1912. Frecuentó la escuela del pueblo y solicitó el ingreso en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, empezando el postulantado en Sant Boi de Llobregat, el 22 de agosto de 1940. Entró al noviciado el 7 de diciembre de 1940,  realizando  la profesión temporal el 8 de diciembre de 1941 y la profesión Solemne el 8 de diciembre de 1944.

Fue una figura señera de las Orden Hospitalaria de los últimos tiempos, muy amado y respetado por su vida humilde, sacrificada y de entrega total al ministerio de la hospitalidad con los enfermos. Desarrolló  su consagración religiosa en dos Casas.  Primeramente en Valencia, actuando como limosnero durante veintiocho años; incansable en su trabajo y apostólico, dejando una gran huella en los domicilios y pueblos por los que pasaba. Después se volcó de lleno en el último tramo de su vida en el hospital psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat,(Barcelona), al cuidado de los enfermos psíquicos más humildes e incapacitados.

Fue hombre de una fe profunda, una sabiduría bíblica y con un corazón impregnado del don de la hospitalidad. La simpatía que gozaba  entre los enfermos mentales, quedó bien patente a la hora de pasar su féretro por delante de los pabellones, al contemplarse a los enfermos asomados a las verjas de las ventanas para darle el último adiós.

En 1989 la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios  creó una fundación con el fin  de defender y tutelar a la persona afectada por la enfermedad mental, así como sus bienes, y se le puso su nombre: Fundació Germà Tomás Canet, como recuerdo y homenaje a este entrañable Hermano de San Juan de Dios, por sus cualidades y valores. (1)

(1) J. Cruset. Crónica Hospitalaria. Barcelona. Ediciones Hospitalaria. 1971.
      Anónimo. Necrologio de la Provincia de San Rafael. Barcelona. 
      Ediciones     Hospitalaria. 1984.

jueves, 15 de noviembre de 2018

EL MANICOMIO DE SANT BOI DE LLOBREGAT -- SECCIÓN DE MUJERES -- A TRAVÉS DE UNA COLECCIÓN DE POSTALES DE LA PRIMERA DÉCADA DEL SIGLO XX.

Clicando encima de cada imagen, podrán visualizarla aumentada de tamaño y consecuentemente admirarla con mejor detalle y leer más fácilmente sus contenidos.



El coleccionismo postal nos permite, entre otros muchos alicientes, retroceder en el tiempo para situarnos, a través de sus imágenes, a épocas pasadas que nos ayudan a contemplar, aquellos parajes, situaciones y personas que nos antecedieron en el tiempo en determinadas circunstancias y lugares.

La colección de imágenes que ilustran estas líneas, corresponde al Manicomio de Sant Boi de Llobregat -- sección de Mujeres -- según figura en el reverso de las imágenes, es decir, la actual institución Benito Menni. Centre Assistencial en Salut Mental, de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Otra de las particularidades es que, en ocasiones, estas postales están escritas en su  reverso, como en el caso de la última postal, con un mensaje de una asilada a una familia barcelonesa con motivo de la celebración de la festividad de San Ramón. El texto refiere la felicitación para el cabeza de familia a quien va dirigida, pero denota una honda tristeza propia de la asilada,  en aquel momento. El mensaje nos permite conocer la fecha en que fue emitida, es decir, el día 30 de agosto de 1905, y consecuentemente poder establecer la procedencia de estas postales, editadas en la primera década del pasado siglo XX. 

PROCEDENCIA:

Estas postales proceden del Fondo Documental de Joan Vendrell i Campmany

domingo, 7 de octubre de 2018

MÁS DE 350 PERSONAS HAN PARTICIPADO ESTA MAÑANA EN LA CUARTA CAMINADA POPULAR PARA LA SALUD MENTAL, EN GRANOLLERS (BARCELONA)

Participantes en la Caminada, saliendo del Parc Torras Villà, de Granollers. (Foto: Toni Torrillas).

Esta mañana ha tenido lugar, en la ciudad de Granollers (Barcelona), la cuarta Caminada Popular para la Salud Mental,  organizada por el "Centre de Salut Mental  d'Adults Benito Menni" de la capital vallesana, junto con las entidades que forman la Taula de Salut Mental de Granollers, superando la cantidad de participantes de la pasada edición, congregando a más de 350 personas.

El objetivo de esta iniciativa, es contribuir a la lucha contra el estigma que todavía padecen las personas con un trastorno mental, a través de una actividad física saludable, que además repercute, de manera positiva, en la salud mental de la población.

El hecho de haber agotado, un año más, las inscripciones, consolida el éxito de esta iniciativa. La Caminada se ha iniciado a las 10:00 horas de la mañana y ha tenido un recorrido de 8 kilómetros para los adultos y 4 kilómetros para los niños, con salida y llegada en el Parc Torras Villà.

Depués de la llegada, se han celebrado actividades para todos los públicos, en que no ha faltado una butifarrada popular. También se han sorteado cestos con productos ecológicos, a cargo de la Fundació Viver de Bell-Lloc, de Cardedeu.

"Este año se ha incrementado la cifra de participantes con respecto al año pasado, y si las previsiones del tiempo no hubieran sido de lluvia, habríamos llegado a los cuatrocientos participantes", ha explicado Oscar Pino, neuropsicólogo y responsable del Servicio de Rehabilitación Comunitaria, del Centro Benito Menni, de Granollers.

FUENTE

"EL 9 NOU.CAT". Granollers, domingo 7 de octubre de 2018.  

domingo, 23 de septiembre de 2018

LA LLEGADA DEL PADRE BENITO MENNI A SANT BOI DE LLOBREGAT, RECORDADA A " LA NIT DELS IGNORANTS", EN CATALUNYA RADIO.



"La nit dels ignorants", es un programa rediofónico creado en un día como hoy, festividad de la Mercé, en Barcelona, en el año 1987, por Carles Cuní, a Catalunya Radio, y que actualmente presenta Xavier Solá.

El programa consiste en la recepción de llamadas telefónicas en las que los oyentes hacen preguntas, y responden a otras ya efectuadas, o bien comentan alguna efeméride o episodio que consideran de interés, y se emite de domingo a jueves, de 01:00 horas a 03:00 horas de la madrugada.

DIVULGAR LA NOTICIA DE LA LLEGADA DEL PADRE BENITO MENNI A SANT BOI DE LLOBREGAT.

Atendida la naturaleza del programa, he considerado conveniente, dada la escasa, por no decir nula, divulgación que se hace de  esta importante efeméride, entrar en antena a las 02:26 horas del día de hoy y, por espacio de unos pocos minutos, he informado a los oyentes del programa que, en el día de hoy, día 24 de septiembre, se cumple el 123 aniversario de la llegada del Padre Benito Menni -- actualmente San Benito Menni -- a Sant Boi de Llobregat, con las primeras comunidades de Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios y de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, para hacerse cargo de los dos hospitales psiquiátricos  catorce años después del fallecimiento de su fundador, el Dr. Antonio Pujadas y Mayans, y que la obra contínúa a través de estos dos establecimientos, que actualmente responden al Parc Sanitari Sant Joan de Déu, de los Hermanos, y del Benito Menni, Centre Assistencial en Salut Mental, de las Hermanas, así como otras pequeñas consideraciones que he aprovechado mientras he estado en antena.

He considerado que tenía la obligación moral de hacerlo, y como que tenía esta obligación moral, pues ni corto ni perezoso lo he hecho. Y ahora, cuando  el reloj señala las 03:00 horas de la madrugada,  voy a acostar-me, a dormir con la conciencia bien tranquila por el deber cumplido. Al menos en el día de hoy.

viernes, 21 de septiembre de 2018

123 ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DEL PADRE BENITO MENNI A SANT BOI DE LLOBREGAT, PARA HACERSE CARGO DE SUS ESTABLECIMIENTOS PSIQUIÁTRICOS. (24 DE SEPTIEMBRE DE 1895)

Lápida de mármol, en "Recuerdo y homenaje a la primera comunidad de esta casa en el cincuenta aniversario de su fundación. 1895 - 1945", que figura en una de las dependencias de los Hermanos de San Juan de Dios, en su Casa de Sant Boi de Llobregat.
(Foto Mestres) 


El próximo lunes, día 24 de septiembre, se conmemora el 123 aniversario de la llegada del Padre Benito Menni a Sant Boi de Llobregat, con las primeras comunidades de Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios y de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, para hacerse cargo de sus dos establecimientos psiquiátricos, catorce años después del fallecimiento de su fundador, Dr. Antonio Pujadas y Mayans. 

Las dos juntas administrativas que gestionaron el manicomio a la muerte del Dr. Pujadas, estaban formadas por personas ajenas a la psiquiatría, y consecuentemente la trayectoria de aquellos establecimientos resultó desastrosa en todos los sentidos, por lo que, sus propietarios, Benito Adroer y Pedro Serra, establecieron contactos con el Padre Benito Menni para la compra de aquellos establecimietos. Sin embargo, la decisión se fue posponiendo por tratarse de unos hospitales de gran envergadura y por la situación en que se contraba la reciente restauración de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en España.


LA COMPRA DEL MANICOMIO.

Mediante escritura otorgada el 20 de agosto de 1895, ante el notario don Francisco de Sales Maspons y Labros, de Barcelona, se procedió a la compra del manicomio, compareciendo por la parte compradora, según figura en el documento, " Don Angel Hércules Menni y Figini, Presbítero, (Superior en España de la Orden de San Juan de Dios, soltero, natural de Milán (Italia), mayor de veinte y cinco años y  vecino de Ciempozuelos, según cédula personal de quinta clase, expedida el 6 de octubre del año próximo pasado, número 1736".

En la Condición Tercera se establece que "El precio de la presente venta es de UN MILLÓN DE PESETAS, que el comprador satisfará mediante la entrega a los vendedores de..." y especifica la manera y forma de liquidar la deuda.

Y el 24 de septiembre de aquel mismo año , llegaba el Padre Benito Menni  con una comunidad de 24 Hermanos de la Orden de San Juan de Dios y 31 Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, para hacerse cargo de aquel grandioso manicomio que asilaba a 700 hombres y 700 mujeres, y que suponía la 20ª fundación de los Hermanos y la 8ª Casa de las Hermanas.

De inmediato se editaron unos impresos para comunicar el cambio de propiedad y consiguiente titularidad de aquella institución, al tiempo que, por la relación epistolar existente, se desprende que el Padre Benito Menni   estuvo al frente de aquellas instituciones algún tiempo, si bien debido a las obligaciones dimanantes de su cargo de Provincial, tenía que ausentarse, y para ello tuvo que delegar para el buen gobierno de aquellos establecimientos, al Hermano Rosendo García Fernández, y después al Hermano Nicolás Pérez Fernández, si bien sus visitas a Sant Boi se sucedían con frecuencia, y sus estancias se prolongaban el tiempo que le era posible en aquellos primeros tiempos.

Las Hermanas, con las señoras asiladas, se quedaron en la parte antigua del establecimiento, mientras que los Hermanos y los hombres, se instalaron en la parte de nueva construcción, que lo formaban los cuatro pabellones construídos por el doctor Arturo Galcerán, en el ejercicio de su cargo de director médico, desde el año 1885 hasta la llegada del Padre Benito Menni, que una de las primeras decisiones que tomó fue cesarlo y nombrar en su lugar, al Dr. Juan Heredia y Mauricio, que por ser médico cirujano y carecer de conocimientos en materia psiquiátrica, su mandato hasta el año 1902 fue simplemente continuista.

Siendo el Padre Benito Menni un estricto renovador del carisma hospitalario de San Juan de Dios, en la búsqueda constante y continuada para ofrecer una asistencia integral a las personas con enfermedad mental, a las abandonadas y marginadas, haciendo siempre de estas personas el centro de su misión, para vivirlo con toda intensidad y transmitirlo al mismo tiempo, con su ejemplo, a los Hermanos y Hermanas, dispuso adecuadamente todo lo necesario desde el primer momento de su llegada a Sant Boi, para que el cuidado y la asistencia de las personas asiladas en aquellos establecimientos tuvieran, como común denominador, las premisas del carisma hospitalario tantas veces expresado y manifestado. (1)

(1) Resumen de Vendrell Campmany, Joan: " La llegada del Padre Benito Menni con las primeras comunidades de Hermanos y Hermanas, para hacerse cargo del Manicomio de San Baudilio de Llobregat. (24 de septiembre de 1895)". Sant Boi de Llobregat, 24 de abril de 2015 (Festividad de San Benito Menni). Inédito.

               

domingo, 15 de julio de 2018

LA ASISTENCIA PSIQUIÁTRICA DURANTE EL FRANQUISMO , ERA " PERVERTIDA Y DESHUMANIZADA", ESCRIBE EN SU LIBRO EL PSIQUIATRA JUAN SÁNCHEZ VALLEJO.

 El psiquiatra  Juan Sánchez Vallejo ofrece en el libro, sus traumáticas experiencias como médico-alumno durante la época franquista, una visión  macabra y espeluznante del oscuro mundo de los manicomios de aquella época.


Portada del libro de Juan Sánchez Vallejo, que se formó como médico y psiquiatra en la década de los años 60 y 70 del siglo pasado en la Universidad de Sevilla y en el Manicomio de Miraflores, donde comprobó cómo el régimen utilizó también los hospitales psiquiátricos para encerrar de por vida a muchos republicanos que podían causar molestias.


La asistencia psiquiátrica  durante el franquismo, era "pervertida y deshumanizada", y estuvo marcada por una "sordidez extrema",  en palabras de Juan Sánchez Vallejo, médico psiquiatra, que ha escrito el libro "La locura y su memoria histórica" (1), en el que analiza la evolución de la especialidad en España, desde el franquismo hasta la actualidad, al tiempo que recuerda a las personas con enfermedad mental a quienes la dictadura arrinconó en manicomios  como deshechos humanos desprovistos de derechos.

Formado como médico y psiquiatra en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo en la Universidad de Sevilla y en el manicomio de Miraflores, comprobó cómo el régimen  utilizó también los hospitales psiquiátricos, para encerrar de por vida a muchos republicanos que podían  causarle molestias.

Recuerda Juan Sánchez la importante influencia académica y profesional de Antonio Vallejo Nájera, director de los servicios psiquiátricos del Ejército, que importó de Alemania las demenciales técnicas nazis para detectar y desactivar el inexistente "gen rojo" sobre mujeres republicanas, promoviendo la separación de los hijos de sus madres, su ingreso en orfelinatos y su posterior adopción por "familias de orden", para evitar de esta manera la propagación generacional de una  "ideología  contaminada"

Sostiene que la psiquiatria evolucionó poco en España por culpa del franquismo, que impidió a través de su estructura de poder universitario, que penetraran las modernas corrientes internacionales que entroncaban la enfermedad mental con el contexto social, frente al biologismo  imperante que se apoyaba en los hospitales psiquiátricos para aparcar a los enfermos, tranquilizarlos y desactivarlos como personas mediante cruentos tratamientos -- lobotomía, electroshock, coma insulínico, abscesos de trementina, etc. -- y de atiborrarlos con potentes fármacos.

Considera que el sistema manicomial era lo más parecido a una condena de por vida, por no hablar de "una muerte en vida", precisando que era peor que la cárcel, de donde se acaba saliendo y no se pierden los derechos. De ahí que no resultara extraño que el régimen se aprovechara de ese oscuro túnel del sistema manicomial, como instrumento complementario de represión política. Otro más, pero con la ventaja  de dejar a los elementos molestos desactivados para siempre hasta su muerte, convirtiendo a opositores marginales en locos irrecuperables.

Durante su dura experiencia como médico alumno en prácticas de psiquiatría, en el manicomio sevillano de Miraflores, que en los años 70 del siglo pasado  vegetaban entre 1200 y 1500 enfermos mentales, pudo comprobar no sólo que muchos asilados carecían de ficha, " como si no existieran", sino que había un nada despreciable porcentaje, nunca inferior al 10 por ciento de fichas, con la casilla del diagnóstico en blanco. 

Mosqueado por este hecho -- escribe textualmente en el lbro -- le pregunté a uno de nuestros profesores adjuntos de cátedra por aquel detalle, aparente menor y que, inicialmente, atribuí ingénuamente a algún descuido en la transcripción de la historia clínica. Pero la respuesta recibida le dejó helado. El profesor le vino a decir que no tenían diagnóstico porque no entraron al manicomio como enfermos, sino como medio delincuentes y medio marginados del otro bando de la Guerra Civil española, y que los habían metido allí por  no saber a dónde llevarlos. No estaban locos, eran sencillamente republicanos, pero los encerraban en el manicomio. Te lo decían ellos, explica Sánchez Vallejo, que recuerda a uno que le comentó: "Mire usted, yo estaba vagabundeando porque no tenía dónde caerme muerto. Un día la Guardia Civil me recogió, se enteró de quien era, de cuál era mi ideología y me trajo aquí. Y aquí llevo veintitantos años". 

La paradoja, lamenta el autor del libro,  es que la dictadura se sirvió de la legislación republicana de encerrar,  de por vida,  a esos opsitores en situación personal marginal  y para desactivarlos como personas. Concretamente, del decreto sobre asistencia a enfermos mentales del año 1931, que permiten internamientos manicomiales gubernativos, un mandato de un alcalde o comisario, o simplemente por indicación médica o familiar, así como la tristemente famosa Ley de Vagos y Maleantes de 1933. Es decir, normas que fomentaron la discrecionalidad y el abuso, arruinando la vida de miles y miles de españoles.

Juan Sánchez Vallejo se vió obligado a emigrar, y tuvo que buscarse trabajo fuera del ámbito territorial de Andalucía, hasta que se estableció, a comienzos de los años 70 del siglo pasado, en el país vasco. ¿El motivo?. Explica que fue represaliado, junto con otros compañeros de profesión, por las autoridades académicas de la Universidad de Sevilla, por haberse atrevido a fotografiar -- con las distintas complicidades de algunas monjas enfermeras -- y a denunciar públicamente, el trato inhumano y vejatorio que sufrían los enfermos mentales asilados en el manicomio de Miraflores. 

(1) Sánchez Vallejo, Juan. "La locura y su memoria histórica". Ediciones Atlantis. Primera edición: Septiembre de 2013. Madrid.