domingo, 18 de marzo de 2018

LA POBLACIÓN ASILADA EN EL SANATORIO FRENOPÁTICO NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT, DE SANT BOI DE LLOBREGAT, EN EL AÑO 1929.

 Cocina central del establecimiento.


Pabellón de San Isidro.  Comedor.


El Médico-Director del Sanatorio de Nuestra Señora de Montserrat, de Sant Boi de Llobregat, Dr. Antonio Rodríguez y Rodríguez-Morini, realizó un completísimo trabajo de aquella institución a instancias del  Padre Guillermo Llop, Provincial de la Orden de San Juan de Dios en España y América, y que en su día se publicó con el patrocinio del Padre Justiniano Valencia, Superior de aquella institución.(1)

Su autor se limitó  a relatar, del modo más conciso, la fundación y el desenvolvimiento del antiguo manicomio, y a referir, también someramente, como era, estética y dinámicamente el moderno Sanatorio para enfermos de la mente.

La publicación, realizada en octubre de 1929, es muy amplia, por lo que, en esta ocasión, me limito a reproducir lo referido a la población asilada.

" Actualmente el número de enfermos asilados por la beneficencia pública es de cerca de mil cien, casi el doble de los que se albergaba hace diez años. 

Esta población asilada está constituída por elienados de todas edades y de todas condiciones sociales, procedentes de todas las provincias españolas (escasísimo número de extranjeros), recluídos , en su mayor parte, por cuenta de las Diputaciones provinciales de Barcelona, Lérida, Huesca y Soria y de los Ayuntamientos de Barcelona, Tarrasa y Sabadell. Existen además algunos marinos de guerra, colocados por el Estado; un pequeño número de antiguos soldados repatriados de Cuba y Filipinas, y algunos indigentes que sostiene gratuitamente el Sanatorio.

El 60 por 100 de los asilados de beneficencia son enfermos crónicos o agenésicos (paralíticos generales, epilépticos, dementes seniles, idiotas, imbéciles), absolutamente incurables, que pesan fatalmente sobre las estadísticas demográficas. Otro 25 por ciento está formado por dementes precoces,paranóicos y degenerados con episodios psicopáticos, que sólo ofrecen  alguna probalidad de mejoría o de remisión sindrómica. Y los restantes ( no más de un 15 por 100), si bien sufrieron en su principio, psicopatías de forma aguda (infecciosas, tóxicas, traumáticas, etc., etc.),  de pronóstico curable, llegan muchos de ellos al establecimiento  en tan deplorable estado psíquico y somático, por el tiempo transcurrido desde que se inició su enfermedad hasta que se consiguió la hospitalización del paciente, que cuando ingresan en el Sanatorio se les puede ya  calificar de enfermos crónicos, perdiendo, por lo tanto, casi todas las probabilidades de curación.

Así se explica  que sean en número tan reducido las altas por curación que se han concedido en este establecimiento desde hace muchos años ( de un 3  a un 4 por 100 en el último quinquenio). Se prodigan, en cambio, las salidas temporales ( de un 10 a un 15 por 100) a enfermos notablemente mejorados o con remisión sindrómica, que pueden, sin peligro probable, vivir con sus familias y hasta dedicarse a sus trabajos habituales. Estas altas se conceden  por tiempo indeterminado, teniendo la inmensa ventaja, sobre las definitivas, de que el enfermo puede reintegrarse en el establecimiento en caso de recaída o agravación de su dolencia, con un sencillo certificado médico, sin necesidad de instruir nuevo expediente de reclusión, vejatorio, complicado y largo, que exigen las disposiciones vigentes para recluir por segunda vez a un presunto alienado que hubiese salido en concepto de curado la primera vez que estuvo recluído en un manicomio.

Para obviar estos inconvenientes legislativos, perjudiciales siempre a la salud de los pacientes, es por lo que se conceden en este Sanatorio más salidas temporales que altas por curación, resultando en realidad iguales, prácticamente, para los intereses de los asilados lo mismo unas que otras, con la sola diferencia, puramente formulística para los afectados de la brillantez de las estadísticas, de que las cifras de curaciones registradas en este Sanatorio, de los asilados de beneficencia, resultan  muy inferiores a las que se adjudican públicamente otros establecimientos frenopáticos españoles y la mayor parte de los extranjeros.

Como compensación a esta aparente inferioridad en las curaciones, las cifras de mortalidad de los últimos diez años también son en este Sanatorio muy inferiores (de un 9 a un 10 por 100 anual) a las que corresponden a nosocomios que albergan enfermos crónicos, viejos, valetudinarios y caquécticos, que forzosamente tienen que pagar gran tributo a la muerte.

Las defunciones han sido ocasionadas (en el último quinquenio), principalmente, por hemorragias cerebrales, enteritis tróficas, comas epilépticos y caquexias nerviosas y seniles. Por fiebre tifoidea se han registrado poquísimos casos, pues esa enfermedad desde hace tiempo sólo se ha presentado en San Baudilio con carácter esporádico. Ni de viruela, ni de sarampión, ni de escarlatina, ni de difteria, ni de tifus exantemático, se ha observado un sólo caso en los últimos 15 años.

La tuberculosis pulmonar, azote de Manicomios y de toda clase de asilos donde hay hacinamiento de enfermos, ha sido muy reducida en este Sanatorio, debido en gran parte a la gran permanencia al aire libre de los asilados y al buen régimen alimenticio a que están sometidos.

Rara vez se ha tenido que acudir a remediar grandes traumatismos producidos por agresiones o accidentes, pero en cambio, se han practicado muchas intervenciones operatorias para curar diversas afecciones quirúrgicas.

Ha habido que lamentar muy pocos suicidios, a pesar de la enorme masa de enfermos que han pasado estos últimos años por el Sanatorio. Han sido algo numerosas, en cambio, las evasiones de asilados con tendencia a las fugas porque, aun estando sometidos a una vigilancia muy rigurosa, aprovechan cualquier ocasión para salir del recinto del establecimiento."

(1) ORDEN HOSPITALARIA DE SAN JUAN DE DIOS. Sanatorio Frenopático de Nuestra Señora de Montserrat. San Baudilio de Llobregat (Barcelona). Octubre de 1929.

martes, 6 de marzo de 2018

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS Y UN CONCIERTO DE ÓRGANO EN EL PARC SANITARI SANT JOAN DE DÉU, DE SANT BOI DE LLOBREGAT.

 Iglesia en el interior del recinto del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, de Sant Boi de Llobregat
 
Celebración de la Misa Pontifical por el Obispo de León (México), el día de la inauguración de la nueva iglesia, el 8 de abril de 1929. 
(Foto: A. Merletti).


El sábado, dia 17 de marzo próximo, con motivo de la rehabilitación  del órgano de la iglesia del Parc Sanitari Sant Joan de Déu, de Sant Boi de Llobregat, existente desde que se inauguró la iglesia,  se celebrará  una jornada de puertas abiertas en  aquel establecimiento  y un concierto de órgano.

A las 18:00 horas habrá una merienda solidaria en la entrada de la iglesia.

A las 18:30 horas, una pincelada histórica de la mano del Hermano Ramón Martín.

A las 19:00 horas, concierto de órgano, a cargo de Juan de la Rubia, organista titular de la Basílica de la Sagrada Familia de Barcelona, y profesor de l'Escola Superior de Música de Catalunya.

NOTA

Para asistir a estos actos, deberá enviarse un e-mail a la dirección electrónica jornades@pssjd.org con indicación de nombres y apellidos de las personas interesadas.

domingo, 18 de febrero de 2018

EL HNO. CIRIACO NUIN, EN ACTIVO EN LA CURIA PROVINCIAL DE LA ORDEN DE SANT JOAN DE DÉU, EN SANT BOI DE LLOBREGAT.

El Hno. Ciriaco Nuín, primero a la izquierda de la imagen, en la portada del número 240 de "Información y Noticias", publicación de los Hermanos de San Juan de Dios, Provincia de Aragón-San Rafael, correspondiente a noviembre-diciembre de 2014


Estamos ya en la cuenta atrás para la materialización de la  Provincia Única de la Orden de San Juan de Dios, en España, prevista para el año 2020.

Por ello considero recordar, en este post, a uno de los pocos Hermanos de San Juan de Dios que, a Dios gracias, están todavía con nosotros, de los muchos que he tenido ocasión de conocer a lo largo de más de medio siglo de relación con esta Orden, iniciada en el año 1966.

EL HERMANO CIRIACO NUIN , TODAVÍA EN ACTIVO A PESAR DE SU LONGEVA EDAD.

En estos últimos años, mantengo una muy frecuente relación con el Hno. Ciriaco Nuin Eugui a través del correo electrónico, sin descuidar, en mis esporádicos desplazamientos a Sant Boi de Llobregat, donde he residido toda mi vida a excepción de estos cuatro últimos años en que me he trasladado a La Garriga, de visitarle en su despacho de la Curia Provincial, siempre en activo a pesar de su avanzada edad.

Recuerdo que la primera ocasión que tuve de saludar y tener una breve conversación con el Hno. Ciriaco Nuin, fue el 30 de abril de 1967, en que, en su condición de Provincial de la Orden de San Juan de Dios, acudió a Sant Boi de Llobregat para asistir al acto de inauguración del nuevo pabellón residencial "Padre Benito Menni", en el que también asistió, entre otras autoridades, el Superior General fray Higinio Aparticio. En aquel entonces formaba yo parte del Patronato Local Pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental, como vocal de Prensa y Propaganda.

El Hno. Ciriaco Nuin nació en Usi (Navarra), el día 10 de agosto de 1920. El 8 de septiembre de 1945 ingresó en la casa de Sant Boi de Llobregat, y en el noviciado el 7 de diciembre de aquel mismo año.

Profesó en Calafell, el 8 de diciembre de 1946, emitiendo sus votos solemnes en Granada el 16 de octubre de 1950, coincidiendo  con unas señaladas fechas, en ocasión de celebrarse el cuatrocientos aniversario de la muerte de San Juan de Dios.

Obtuvo el grado de bachiller en el Instituto de Enseñanza Media "Montserrat, de Barcelona, realizados los estudios escolásticos en Sant Boi de Llobregat, obteniendo asimismo el título de Auxiliar Técnico Sanitario en la Facultad de Medicina de Barcelona; y con la calificación de sobresaliente el diploma de sus estudios de Lengua Inglesa.

Desarrolló las primeras actividades como hospitalario, en el sanatorio psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat, como encargado de los sevicios de abastecimiento y cocina, siendo designado viceprior de aquel establecimiento, el día 8 de julio de 1951, donde dos años más tarde, el 22 de julio de 1953, pasaría a ejercer el cargo de superior en el sanatorio marítimo de Calafell.

Fue elegido 4º consejero provincial y maestro de escolástico de Sant Boi de Llobregat, tomando el cargo de aquellas actividades profesorales en el mes de junio de 1956, pasando a ejercer el cargo de maestro del escolasticado de Barcelona, en el mes de julio de 1959, época en que fue elegido tercer definidor provincial, y designado en el año 1962, primer definidor provincial y superior del asilo hospital de Barcelona. El día 1 de agosto de aquel mismo año fue elegido Provincial de la provincia canónica de Aragón.

En aquellas fechas se estaba celebrando  la última fase o etapa del Concilio Vaticando II, de cuyo espíritu se hallaba intensamente imbuido, resultando notoria su actividad de adaptación  de las instituciones de la Provincia a los nuevos tiempos, siendo buena prueba de ello sus orientaciones en la reorganización de los establecimientos hospitalarios de la Provincia, siendo de destacar el espíritu que animaba dentro de esos módulos de sana actualización del espíritu hospitalario, en sus Cartas circulares, muy especialmente la fechada el 20 de noviembre de 1965, que constituía un verdadero programa espiritual y de actividad para los hospitalarios de la Provincia, a quienes se había dirigido con encendido espíritu renovador, pleno de convencimiento de la necesidad de una restructuración, incluso de rompimiento con remotas normas ya carentes de eficacia. Se recuerdan sus iluminadas palabras: " Está dentro de lo posible que las modificaciones que tenemos en estudio nos lleven a romper -- cito palabras de Pablo VI -- con algunas normas que no responden ya al bien de las almas, por otros desarrollos estructurales y prácticos que responden mejor a las exigencias de los tiempos".

Destacó  en su actitud  una incesante preocupación por la formación de los jóvenes hospitalarios, dirigiendo sus desvelos a lo que podría decirse la raíz, el arranque de los que ha de constituir a lo largo del tiempo en la provechosa cosecha, quiérese decir, el fiel cumplimiento de la básica consigna de la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios.

Esa preferencia y esa preocupación se deducen con evidencia en sus escritos, discursos y comunicaciones, como los pronunciados en Sant Boi de Llobregat y en la inauguración de la escuela Apostólica de León (México), y de manera muy especial en sus contestaciones a la carta de fray Marino Sánchez, de Salamanca, especie de cuestionario que el padre Provincial contestó llanamente  por el cauce de las directrices que venían señalando como características de su pensamiento, al igual que su vivo deseo de la expansión misionera de la Provincia, como quedó patente la eficaz puesta en marcha de la Casa de Lunsar, en Sierra Leona.

De señaladas actividades  son las oficiales propuestas para la revisión de las Constituciones, "Estudio sobre las Constituciones" -- resumen de las propuestas  de los religiosos de San Rafael Arcángel de Aragón, América Central y África  Occidental -- para la renovación de las Constituciones y del estudio  -- muy en relación  con la "carta" provincial, Albores de la Restauración, de fecha 14 de diciembre de 1967 en equipo dirigido por el ex Provincial Padre Matías de Mina Salvador, obra que bien pudiera  calificarse de "carta magna" de esta Provincia, siendo su contenido  un auténtico homenaje al Padre Benito Menni.

Quienes le han tratado de cerca o bien simplemente  han tenido el privilegio de conocerle, lo califican, y así figura en uno de los libros que analiza su figura y su trayectoria, de esta forma: "el padre Ciriaco es un hombre sencillo, humilde y bueno, cuya personalidad se perfila en el puro y desnudo ejercitar las bienaventuranzas, léase la caridad, sin fronteras ni distinción, antes, desde inadvertidos vínculos de la Orden, hoy, para su bien, desde su puesto de mando; ese mando que él sabe ejercer con suavidad, pero con entereza, con silenciosa sensillez con la que nosotros definiríamos la persona y la obra del ilustre hospitalario.".

Y el Hno. Ciriaco Nuín, entregado de lleno en su actividad, lo encuentro siempre, cuando tengo ocasión de visitarlo en su despacho de la Curia Provincial, en Sant Boi de Llobregat, atareado en sus ocupaciones frente al aparato ordenador de encima de su mesa de trabajo. 


FUENTES DE CONSULTA
Papeles sueltos "Hermanos de San Juan de Dios", de mi archivo personal.

Cruset, José. "Crónica Hospitalaria". Editorial Hospitalaria. Barcelona.1971. Páginas 164, 165 y 166.

viernes, 2 de junio de 2017

6 DE JUNIO DE 2017 : 163 ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL INSTITUTO MANICÓMICO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT.

Grabado que representa el día de la inauguración del Instututo Manicómico de San Baudilio de Llobregat, editado por el impresor Charles Labielle ( 1825-1879).


En distintos posts de este mismo blog,  se ha venido  refiriendo  ampliamente   las efemérides de la inauguración oficial del manicomio de Sant Boi de Llobregat, que el próximo martes, día 6 de junio cumplirá el 163 aniversario.

Sin embargo, la asistencia a los enfermos mentales en este establecimiento hay que situarla el día 21 de agosto de 1853, que es la fecha de llegada a Sant Boi de Llobregat del  Dr. Antonio Pujadas y Mayans con sus enfermos.

El Dr. Antonio Pujadas y Mayans se había establecido en una " Casa de Baños" y "Manicomio" en la céntrica calle de la Canuda, de Barcelona hasta que, con fecha 20 de agosto de 1853 recibió una orden del Gobernador Civil de Barcelona, Melchor Ordóñez concediéndole un plazo de 24 horas para que se trasladara con sus enfermos fuera de la ciudad, como consecuencia de las quejas que había recibido del vecindario, molestos por los gritos que proferían las personas enfermas asistidas en aquel establecimiento.

Y así fue como, al día siguiente, 21 de agosto de 1853, el Dr. Pujadas, con un grupo de dieciséis personas con enfermedad mental, llegaban a Sant Boi de Llobregat para establecerse en el ruinoso convento que fue de Padres Servitas, y consecuentemente, entre los últimos meses de 1853 y primeros de 1854, efectuó las obras de reforma y mejora necesarias para convertir, aquel desmantelado y destartalado convento, en un establecimiento digno para albergar y asistir terapéuticamente a sus enfermos, inaugurándolo con toda solemnidad, el día 6 de junio de 1854. De ello se han cumplido 163 años de aquella histórica fecha. 

miércoles, 15 de marzo de 2017

CUANDO ALGUNOS VISITANTES CREÍAN QUE SAN BAUDILIO, ERA EL PUEBLO; Y SANT BOI, EL MANICOMIO.

 La estación de los Ferrocarriles Catalanes, con uno de los rótulos con el nombre del municipio : SAN BAUDILIO.
Puerta principal de acceso al MANICOMIO DE SANT BOI. 
(Sección Hombres). 


Somos pocos -- y cada vez vamos quedando menos -- los vecinos de Sant Boi de Llobregat, entre los que me cuento por mi condición de septuagenario, que recordamos cuando, con cierta frecuencia, algunas personas que descendían, procedentes de Barcelona en su mayoría, del tren de los Ferrocarriles Catalanes en la estación del municipio, y preguntaban que dirección debían de tomar para ir a Sant Boi. Entonces les decíamos que ya estaban en Sant Boi, si bien ellos entendían que Sant Boi era el manicomio. 

Como que ya estábamos acostumbrados a esta situación, que confundían el nombre del municipio con el de los hospitales psiquiátricos, les explicábamos que Sant Boi era el nombre que en catalán tenía el pueblo, es decir, que San Baudilio y Sant Boi era lo mismo. Entonces lo entendían y agradecían la explicación.

En la época que yo lo recuerdo -- finales de la década de los años cincuenta y principios de los sesenta del siglo pasado -- los hospitales psiquiátricos del municipio registraban bastantes movimientos de altas y bajas de las personas asiladas, por lo que, los domingos por la tarde eran muchas las familias -- unas por primera vez, otras con distintas frecuencias -- que acudían a visitar a sus familiares y/o amigos. Y resultaba bastante habitual que, quienes lo hacían por vez primera, tuvieran esta duda.

Hace poco tiempo, una persona que sigue este blog, residente en Barcelona, me  comentaba que en una ocasión,  acompañando a su madre para visitar a una persona amiga que había ingresado recientemente  en el sanatorio psiquiátrico,  tuvieron una duda en descender o no en  la estación de San Baudilio, atendido que ellos habían sacado billete para Sant Boi, y fueron otros viajeros quienes les sacaron de dudas y pudieron descender sin prisas, atendido que la estación era final y principio de trayecto (San Baudilio de Llobregat - Barcelona (Pl. España)), en la toponimia de la época.  

miércoles, 1 de febrero de 2017

50º ANIVERSARIO DEL PATRONATO LOCAL PRO REHABILITACIÓN SOCIAL DEL ENFERMO MENTAL. (1967 - 2017)

 Invitación de la inauguración del Pabellón Padre Benito Menni, en el Sanatorio Psiquiátrico Ntra. Sra. de Montserrat.30 de abril de 1967. (actual Parc Sanitari Sant Joan de Déu)


Algunos miembros del Patronato Local Pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental, a la salida de la visita que efectuaron al Pabellón Padre Benito Menni, pocos días antes de su inauguración (abril 1967)


En los primeros días de enero del año 1967,  se creó  en el Sanatorio Psiquiátrico Nuestra Señora de Montserrat, (actual Parc Sanitari Sant Joan de Déu), de Sant Boi de Llobregat, el Patronato Local Pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental, del que tuve el privilegio de formar parte como vocal de Prensa y Propaganda.

Cincuenta años -- medio siglo -- ha transcurrido desde que se tomó la fotografía que ilustra estas líneas, que corresponde a algunos miembros del referido Patronato Local Pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental que efectuaron una visita al Pabellón Padre Benito Menni unos días antes de su inauguración, en abril de 1967. Son, de izquierda a derecha, Hno. Montes; a su lado, Dr. Miralles; delante, Sr. Lluís; detrás, Sr. Tomás Martín; delante, Joan Vendrell; detrás, Dr. Didac Parellada Feliu; a su lado, Dr. Joan Juncosa Orga; a su lado, Dr. Sabaté; detrás, Dr. Ferrer; a su lado, Hno. Fargas; a su lado, Dr. Jenaro Sancho y, en primer término, Hno. Francisco Sola Pagola.

Un recuerdo muy especial para los componentes de este Patronato que aparecen  en la fotografía,  y  a todos los demás que  aquel día no pudieron estar con nosotros, y  que con el paso de los años, se nos han ido anticipando a los  muy pocos que en estos momentos, a Dios gracias, seguimos con  vida. 

 
 

miércoles, 9 de noviembre de 2016

CUANDO UNA REPRESENTACIÓN DEL PATRONATO LOCAL PRO REHABILITACIÓN SOCIAL DEL ENFERMO MENTAL, DE LOS HOSPITALES PSIQUIÁTRICOS DE SANT BOI DE LLOBREGAT, ACUDÍAN A FELICITAR LA NAVIDAD AL ALCALDE DE LA POBLACIÓN.

 Aspecto parcial que recoge un momento  de la recepción, en el despacho de la Alcadía del Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, a algunos de los miembros del Patronato Local pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental, que acudieron a felicitar la Navidad al alcalde, José Milá Gelabert, que aparece a la derecha de la imagen. Diciembre de 1968. (Foto: Quimet).


Uno de los actos que tenía programado el Patronato Local pro Rehabilitación Social del Enfermo Mental, de los hospitales psiquiátricos de Sant Boi de Llobregat, era acudir, cada año, a la semana siguiente de la Fira de la Purísima, al despacho de la Alcaldía, para felicitar a la primera autoridad civil del municipio las fiestas de Navidad y de Año Nuevo, haciéndolo extensible a los restantes miembros del Consistorio.

Esta representación estaba formada por el Superior del Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de Montserrat, Hno. Francisco Sola Pagola, una Hermana de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, del Instituto Psiquiátrico Femenino; médicos psiquiatras de aquellas instituciones, representaciones de los medios de comunicación social y enfermos y enfermas de ambos hospitales.

Los representantes de estas personas asiladas, solían obsequiar al alcalde con alguno de los trabajos manuales de artesanía que previamemte habían confeccionado, y después de la protocolaria felicitación y de unos breves parlamentos, el alcalde obsequiaba a los presentes con unos delicados productos de pastelería, mientras se departía en animada charla y posteriormente  se daba por concluído  el acto.