viernes, 22 de abril de 2011

ENCERRÓ A SU HERMANO EN EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT PARA BENEFICIARSE DE UNA HERENCIA (MARZO 1902)

En épocas no muy lejanas, por una parte algunos egoistas desaprensivos , con la finalidad de beneficiarse de oscuros intereses , y de otra, la falta de escrúpulos y sentimientos de quienes descaradamente mentían, certificando falsos informes médicos a cambio de suculentas compensaciones económicas, los manicomios asilaron, mezclados entre sus alienados, a personas que no padecían ningún tipo de demencias ni trastornos psiquiátricos.


Uno de los casos que tuvieron una especial trascendencia en su día, fue el de Dª Juana Sagrera, que publiqué en este mismo blog (Ver sábado, 15 de noviembre de 2008 : Dª Juana Sagrera o el caso de una detención ilegal en el manicomio de San Baudilio. http://jovencam.blogspot.com/2008/11/d-juana-sagrera-o-el-caso-de-una.html).


La prensa diaria también informó, en su momento, otros casos que no se llegarían a consumar gracias a la ética y profesionalidad de otros médicos, que no quisieron implicarse en ignorar este tipo de injusticias, consintiendo que la vida de unas personas se consumiera hasta el final de sus días encerrada en el manicomio, sin ningún motivo que clínicamente lo justificara. Un ejemplo de ello lo tenemos en una noticia aparecida en "La Vanguardia", de Barcelona, en marzo de 1902.


" LÉRIDA


Lunes, 21.- Ha sido presentada al Juzgado una denuncia acerca de un hecho que ha de llamar seguramente la atención pública.


Entre varios hermanos de una conocida familia de Borgas (1) se ventila en pleito desde hace algún tiempo la participación de una herencia.


El hermano que inició el letigio contra los demás, aparece reducido hace más de un mes en el Manicomio de San Baudilio, considerándolo como loco rematado.


Las personas amigas del presunto demente no se enteraron de lo que había ocurrido hasta después de realizar varias averiguaciones que pusieron en claro la triste situación de su amigo, resultando que se pidió á la Comisión provincial por uno de los hermanos la reclusión, fundándose en los certificados facultativos que acompañaba, que incoó el expediente y se decretó la reclusión.


Ahora resulta que los médicos del Manicomio aseguran que no han notado en el recluído síntoma alguno de demencia en el mes y medio que vienen observándolo y son muchas las personas que en vísperas del encierro sostuvieron conversación con él y nada de anormal notaron, y esto mismo aseguran cuantos después le han visitado en el citado Manicomio.


También llama la atención que en el expediente incoado para recluirlo, no aparece la precisa declaración de incapacidad que debe dictar la autoridad judicial.


El juzgado entiende en el esclarecimiento del hecho" (2)


(1) Actualmente Borges Blanques, en la provincia de Lleida.


(2) "La Vanguardia". Miércoles, 26 de marzo de 1902. Página 3.