jueves, 1 de enero de 2009

GALEOTE, EL CURA QUE ASESINÓ AL OBISPO DE MADRID-ALCALÁ, FUE RECLUÍDO EN EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO.




El día 18 de abril de 1886 era un soleado Domingo de Ramos y la iglesia-catedral de San Isidro, de Madrid, se encontraba en sus exteriores y en su interior, repleta de fieles que impacientes esperaban la llegada de monseñor Narciso Martínez-Vallejo Izquierdo, obispo de Madrid-Alcalá, que debía celebrar la Eucaristía. Cuando el prelado llegó y se disponía a acceder al interior del templo, se le acercó el cura Cayetano Galeote Cotilla y ante el estupor de los allí presentes, le disparó tres tiros de revólver a quemarropa por la espalda, al tiempo que vociferaba "¡Ya estoy vengado!". A continuación intentó suicidarse disparándose con la misma arma, pero no lo consiguió porque se la arrebataron de inmediato quienes lo rodeaban, entregándolo seguidamente a los agentes de la autoridad, que lo llevaron detenido a la Prevención de la madrileña calle de Juanelo, fuertemente custodiado para protegerle de un enfurecido público que lo quería linchar al grito de ¡asesino, asesino!.
Dos médicos que se encontraban en el interior del templo auxiliaron de inmediato al obispo, siendo posteriormente trasladado al hospital donde fue atendido por otros cuatro facultativos. El parte médico señalaba que "el obispo presenta una herida en el hipocondro derecho, habiendo atravesado la bala el borde inferior del hígado, lesionando o produciendo conmoción en la médula, a juzgar por la falta de movimiento de los miembros inferiores y carencia en ellas de sensibilidad. Presenta otra herida en el muslo derecho, entrando el proyectil en la parte posterior, siguiendo la dirección de abajo a arriba y de atrás a delante. En el brazo derecho presenta una contusión. No perdió el conocimiento en ningún momento ni exhaló una sola queja durante las operaciones que sufrió".
Trasladado a su domicilio, su estado de salud empeoró por momentos.Pidió ser oído en confesión y perdonó a su agresor. Falleció al día siguiente, 19 de abril de 1986.
Los motivos por los cuales Galeote asesinó al obispo, habría que buscarlos en la decisión adoptada por aquel de impedirle la celebración de la Eucaristía en uno de los altares de la iglesia catedral de San isidro, a consecuencia de las trifulcas que había protagonizado involucrando al Padre Vizcaíno.
En el Juicio, un testigo de la defensa, José María Palacios, presbítero y condiscípulo del acusado, dijo que de niño, Galeote tenía un carácter muy raro y cierta incoherencia en sus facultades mentales. Explicó que entre sus familiares, tenía un hermano ya fallecido que había enloquecido, lo mismo que una hermana, y que varios miembros de su familia sufrían ataques epilépticos.
El 9 de octubre de 1886 le fue leída la sentencia, que lo condenaba a pena de muerte. Desde aquel momento, la Prensa organizó un monumental revuelo, y solicitó a la Real Academia de Medicina un nuevo informe, que emitido en diciembre de 1887 , Galeote fue declarado loco, y se le conmutó la pena de muerte.
Según Benito Pérez Galdós, en una obra póstuma publicada en 1928, sostenía que la pena le fue conmutada por tratarse del primer reo de muerte de la por entonces nueva Cárcel Modelo de Madrid, y pasaría el resto de su vida en un manicomio.
Este suceso, que convulsionó la España de aquella época, vertió mucha tinta llenando páginas y más páginas de los periódicos y revistas de todo el país, y se publicaron varios libros narrando este luctuoso hecho. En todos ellos, existe coincidencia al señalar que Cayetano Galeote ingresó en el Manicomio de Leganés (Madrid) el día 15 de marzo de 1888, donde permaneció hasta su muerte, acaecida el día 3 de abril de 1892 por "consunción orgánica".
Sin embargo, ¿dónde estuvo Cayetano Galeote, desde que fue condenado a muerte hasta que, conmutada la pena ingresó en el Manicomio de Leganés?.
La respuesta la hemos encontrado en el diario "La Vanguardia", de Barcelona, que en su edición del jueves, 14 de abril de 1887, en la página 4, publicaba un suelto en estos términos:
"Según hemos visto en periódicos de la Corte, el desgraciado P.Galeote ha pasado al manicomio de San Baudilio de Llobregat".

4 comentarios:

Xavier Sánchez i Torres dijo...

Molt interessant aquesta història d'en Galeote. M'imagino que encara avui en dia, els hospitals psquiàtrics de Sant Boi deuen allotjar a persones que estan ingresades per ordres judicials degut als estats mentals que els deuen permetre evitar el pas per la presó. Un amic meu que va ser director del Psiquiàtric de Santa Coloma de Gramanet, m'havia explicat moltes històries d'alguns d'aquests personatges i ni havia per escriure un llibre...

ANTONIA dijo...

Es mi opinión que en este caso la Iglesia debió jugar sus cartas para evitar que ajusticiaran al cura Galeote. Que yo sepa, en España jamás se ha dado muerte a un sacerdote por sentencia judicial. Y si estoy equivocada me corregiis.

Antonio García dijo...

Y yo creo que a Galeote lo metieron en Sant Boi para alejarlo de los madrileños, que no le perdonarían imagino que matara a su obispo. Y luego con el tiempo, con las aguas ya más calmadas lo llevarían de incógnito a Leganés, donde estuvo hasta su muerte.

Joan Vendrell i Campmany dijo...

Un mes abans de que la premsa madrilenya assegures que Galeote estava al manicomi de Sant Boi, "La Vanguardia" ja ho avançava, en recollir, en la seva edició del dimècres, 6 de març de 1887, pàg. 2 " Dice un periódico de Madrid que el cura Galeote será encerrado en el Manicomio de San Baudilio de Llobregat, y que también será llevado al mismo establecimiento el reo Morillo, que se halla en Málaga actualmente, si se alivia de los ataques que lo postran"