jueves, 6 de noviembre de 2008

LA DESAFORTUNADA OCURRENCIA DE UNA SECRETARIA DEL PODER JUDICIAL

Según informa la Confederación Autismo-España, en su boletín de este mes de noviembre, ha presentado una denuncia ante la Oficina Permanente Especializada del Consejo Nacional de la Discapacidad, por el artículo publicado en El País.com el pasado `día 22 de octubre, en que se publica la imagen de una pancarta sostenida por una secretaria del Poder Judicial con la leyenda : BERMEJO: DIMISIÓN. POR AUTISTA Y ABUSÓN".
Como se recordará, esta reciente huelga de secretarios judiciales, tuvo un seguimiento masivo y la repercusión de este inopotuno lema se extendió a todos los medios de comunicación social del país. Ha sido por ello que la Confederación ha hecho llegar al Ilustre Colegio Nacional de Secretarios Judiciales, al diario El País.com y al periódico El Progreso de Lugo, su repulsa por la inadecuada utilización de la palabra "autista" como término peyorativo, al referirse a la actitud del Ministro de Justicia, Sr. Mariano Fernández Bermejo.
Entiende la Confederación, que la utilización de la palabra "autista" en este caso, no solamente resulta del todo inadecuada, sino que por encima de todo vulnera el derecho de las personas afectadas con Trastorno del espectro Autista a un trato digno, al tiempo que contribuye a dificultar su integración social y cualquier tipo de normalización, ya que éstas no se producirán mientras se mantengan actitudes tan lamentables y desafortunadas como esta, por parte de funcionarios que trabajan en ámbitos tan importantes como la Administración de Justícia.
El Colegio Nacional de Secretarios Judiciales, ya ha transmitido sus disculpas a la Confederación, asegurando "que esta Corporación no respalda... la utilización indebida de términos que aluden a enfermedades o minusvalías y nos hacemos cargo del padecimiento de quienes directa e indirectamente sufren este problema", al tiempo que les invita a volver a denunciar hechos como este.
Por lo que a mi respecta, atendida mi condición de padre de un joven afectado de Autismo de Kanner, debo añadir que, por desgracia, la utilización de calificativos peyorativos, utilizando términos propios de la enfermedad mental o de la discapacidad, para insultar o denigrar a otras personas, son constantes y continuados. Denunciarlo sirve de muy poco. Mejor dicho, de nada.

4 comentarios:

jordi dijo...

Desgraciadamente, cuando se vive en un país de incultura profunda, estas cosas pasan, y pasarán. Aun hoy en día se puede oír la palabra “subnormal” para descalificar a las personas, o “ mongolito” o otras palabras que no quiero ni recordar, por que me ponen de muy mala leche.

Claro que cuando se trata del poder judicial, que ya se sabe, que son gente, mas sofisticada, en su lenguaje, usan términos que ni tan solo conocen, pero que han oído por ahí decir, como “autista”, y quedan bonito.
Para colmo usa en la pancarta, el escudo de nuestra nación, imitando una sentencia judicial.
A mi particularmente y como hermano de una persona AUTISTA, me sirve de muy poco las disculpas del colegio nacional de secretarios judiciales, mientras no haya una sanción a dicha funcionaria. El ciudadano de a pié paga por sus errores, con mucho mas que una simples disculpas, mientras que los estamentos oficiales, o representantes de ellos, con unas disculpa basta.
España es y seguirá siendo diferente de Europa, mientras queden impunes comportamientos como estos.

Ricardo Caballero dijo...

En un altre cartell, portat també per una funcionària, pot llegir-se: «LA FÉ PÚBLICA PROCESSAL, ÉS UNA GARANTIA CONSTITUCIONAL». Per cert, a l'últim cartell, s'ha accentuat la paraula FE, el que suggereix que alguna que una altra sentència, independentment del seu 'fallo', estarà escrita amb faltes d'ortografia...

Com a amic de pare d'un autista --síndrome que últimament està sent utilitzada, de manera inadequada i pejorativa per alguns polítics --escassos de recursos d'oratòria-- i, ara, per membres del col·lectiu de secretaris judicials --que escriuen amb faltes d'ortografia--, per expressar menyscapte o entossudiment, la primera sensació que va acudir a mi, en llegir l'esmentat primer cartell, va ser d'estranyesa; després d'una estona: de verdadera indignació! Que un adjectiu referit a un greu trastorn del desenvolupament --que afecta al nostre país a milers de persones--, serveixi d'arma llancívola, bé sigui entre polítics o per desqualificar el Ministre de Justícia, en aquest cas, diu bé poc de la sensibilitat i humanitat de qui d'altra banda, diuen ser garants de la constitucionalitat.

Si desitgem desqualificar a qualsevol, la llengua castellana té una gran quantitat d'insults, sense necessitat de recórrer a adjectius que es refereixen a malalties o greus problemes físics o psíquics dels nostres conciudadanos. Si els Secretaris Judicials, desitgen continuar sent considerats com garants dels nostres constitucionals drets, no haurien d'oblidar que els autistes són ciutadans de ple dret i dignes del major respecte.

José Manuel Hidalgo dijo...

Muy lamentable que personas que penamos tienen un alto nivel educativo se revuelquen en el barro de esta manera tan primitiva.Libertad de expresión si, pero por encima de todo respeto hacia las personas enfermas. Esta secretaria del poder judicial ha insultado y no le pasará nada. Sin embargo al Sr. Fernando García, padre de una de las niñas asesinadas en Alcásser, en 1882,le pueden caer 16 años de cárcel, que es lo que ha pedido el fiscal porque en Canal 9 descalificó al fiscal, los forenses y tres magistrados del tribunal que llevó el caso. Esta secretaria del poder judicial ha descalificado a todo un ministro llamándole discapacitado, aparte de tratar peyorativamente a las personas que padecen este síndrome

Antonio Suárez dijo...

Que flaco favor ha hecho esta mujer a la Justicia española. Cómo si no estuviera bastante desprestigiada. No solamente ha insultado a todo un ministro de Justicia, sino también a un compañero de profesión, ya que el Sr. Fernández Bermejo estaba ejerciendo de fiscal cuendo fue nombrado para ministro. Esta señora tendría que ser suspendida de empleo y sueldo por una temporada. Además ha hecho un mal uso del derecho a manifestación.