sábado, 22 de septiembre de 2012

EL DR. ANTONI PUJADAS I MAYANS, FUNDADOR DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT, YA FIGURA EN LA GALERÍA DE MÉDICOS CATALANES , EN LA PÁGINA WEB DEL COL.LEGI OFICIAL DE METGES DE BARCELONA.

Con motivo de cumplirse el pasado mes de agosto el bicentenario del nacimiento del Dr. Antoni Pujadas i Mayans (Igualada, 1812 - Barcelona, 1881), el Col.legi Oficial de Metges de Barcelona acordó, en los primeros días del presente año,  dedicar el 2012: Any Dr. Antoni Pujadas i Mayans, con el objeto de dedicar una especial atención al nacimiento de la Psiquiatría catalana. El Dr. Pujadas fue fundador, propietario y director del "Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat" (1853 - 1881).

Entre los diferentes actos que se han venido celebrado hasta la fecha en su memoria,  por aquel motivo, y que he ofrecido  puntual y cumplida  información a través de mis distintos blogs, cúmpleme informar aquí y ahora que, con fecha del día de hoy, el Dr. Antoni Pujadas i Mayans figura en la Galeria de Metges Catalans de la página web del Col.legi Oficial de Metges de Barcelona.

Para acceder a aquella página, clicar http://www.galeriametges.cat y aparecerá la carátula que ilustra estas lineas. A continuación  pulsar "ENTRAR" para acceder a la página de "PRESENTACIÓN". Clicar en la parte superior "GALERÍA"  y se ofrece la página que contiene las letras del abecedario. En ella pulsar "P" y aparecen una relación de médicos cuyos primeros apellidos empiezan con esta letra. Clicar en "Pujadas i Mayans, Antoni" y ya se puede visualizar su biografía, al tiempo que, en el margen izquierdo de la página se puede completar la información clicando encima de: "FOTOGRAFIAS", " OBRA PUBLICADA", "LINKS DE REFERENCIA", "HEMEROTECA".

Mi felicitación  más entusiasta y sincera al Col.legi Oficial de Metges de Barcelona, que con su reconocimiento a esta destacada figura de la Psiquiatría catalana, está contribuyendo muy eficazmente a la divulgación y  conocimiento de la vida y obra del Dr. Antoni Pujadas i Mayans, condenado injustamente al olvido y al ostracismo mayoritariamente  por quienes más reconocidos debieran de estarle, por el prestigio que ha representado en el pasado  y representa en el presente,  para el municipio donde fundó su establecimiento psiquiátrico, en aquel lejano agosto de 1853, en el destartalado edificio  que había sido convento de Padres Servitas.