domingo, 21 de febrero de 2010

INCAUTACIÓN DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT Y REDACCIÓN DE UN PROYECTO DE REGLAMENTO INTERIOR (AÑO 1936)


Cuando estalló la guerra civil española -- 18 de julio de 1936 -- el Dr. Belarmino Rodríguez Arias, director médico del Hospital Psiquiátrico de San Baudilio de Llobregat regentado por los Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios, lamentaba que la contienda fraticida "había supuesto la alteración de toda labor asistencial, puesto que la tragedia nos zarandeó "intramuros". El conglomerado de sirvientes -- psicópatas los más -- se incautó por la fuerza de los establecimientos. Un "comité revolucionario", en una entrevista que exigió de mi, notificó defender "sub conditione" la fe que les infundía mi suficiencia psiquiátrica y mi firmeza o estoicismo. Mira (1) y yo pudimos liberar del encierro perpetrado a ambas comunidades religiosas (2). No asesinaron a nadie. La Generalitat de Catalunya tomó de mano de sus servidores la pertenencia de los dos hospitales y confirmó los nombramientos de director. No rehuí el oficio. Pero el 30 de noviembre de 1936 abdiqué de mis funciones".
Unos días después de que se fueran las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, lo hicieron los Hermanos de San Juan de Dios, que atendían a los varones en el vecino establecimiento psiquiátrico (3), y una vez incautados ambos hospitales, se formó un "Comité de Control del Hospital Psiquiátrico de Vilaboi",(4) que redactó un proyecto de Reglamento, del que transcribimos algunos párrafos.
"El Comité de Control del Hospital Psiquiátrico de Vilaboi de Llobregat constituído sindicalmente por todos los trabajadores del establecimiento en Asamblea General celebrada el día 7 de diciembre de 1936, para dar carácter de derecho revolucionario al hecho de intervención consumado el día 26 de julio del mismo año, designó una ponencia que redactara un proyecto de reglamento interior para el mejor funcionamiento de los servicios de la casa.
... Precisamente porque estamos al frente del establecimiento psiquiátrico más importante de Cataluña, y uno de los más importantes de España, al iniciar obra de tal envergadura cual es la de estructurar el funcionamiento técnico y administrativo de una población manicomial, sabemos que en nosotros, en los trabajadores del Hospital de Vilaboi, están puestos los ojos de muchos grupos de compañeros que esperan conocer nuestra ruta social, para proseguirla; y es por eso que la Comisión Ejecutiva del Comité de Control ha creído conveniente hacer una declaración de principio substantivo, interpretando el sentido de los compañeros que le han concedido esta representación. Esta declaración es la siguiente:
El deber revolucionario tiene, para quienes vivimos el instante español, un sentido constructivo; un espíritu de dignificación humana, que acuse las potencias y reservas morales y mentales del indivíduo. Por encima de cualquier otra consideración, el cumplimiento estricto, pero no rutinario ni desganado, del deber, ha de ser un imperativo categórico de conciencia. Hoy, después del 19 de julio, no basta "coger" un jornal; es preciso merecerlo, y para ello el hombre ha de sentir en su espíritu el ansia de superación colectiva. Este es el sentido ácrata del pueblo español, y es, por tanto, el del personal del Hospital Psiquiátrico de Vilaboi de Llobregat.
La Comisión Ejecutiva del Comité de Control.
Carlos Alonso Álvarez, Enrique Irazoqui Villalonga, Carlos Vilarodona, Joaquín Murga, Antonio Pla" (5)
Sin embargo, estas "buenas intenciones" quedarían a la práctica, en nada. Camiones que los milicianos habían requisado a sus legítimos propietarios, llegaban a los establecimientos psiquiátricos procedentes de Barcelona, repletos, en sus cajas abiertas, de mujeres de los bajos fondos de aquella ciudad, y se apoderaban de objetos, utensilios, ropas y todo cuanto les apeteciera. El saqueo dejaría totalmente desmantelados los dos hospitales. La carencia de alimentos y vitaminas propiciaban un vertiginoso aumento de mortalidad entre los enfermos y enfermas de aquellos hospitales, siendo las causas más frecuentes, la desnutrición, las diarreas y la pelagra.
(1) El Dr. Emilio Mira y López era, en aquel momento, el director médico del Manicomio de Señoras de San Baudilio de Llobregat.
(2) Las dos comunidades religiosas eran, los Hermanos de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (Manicomio de Hombres) y la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús (Manicomio de Señoras)
(3) 26 de julio de 1936.
(4) En el transcurso de la Guerra Civil española, en el bando republicano se suprimieron los topónimos de los municipios que tenían nombre de santo o santa. En el caso de San Baudilio de Llobregat, pasó a denominarse Vilaboi. Atesa la mancança de moneda fraccionària, els Ajuntaments van emètre moneda de curs legal. ( Retol de "Requisat" i monedes de paper de l'Ajuntament de Vilaboi, pertanyen a la colecció privada de l'autor d'aquest post.)
(5)Torre, José Antonio, O.H. "Historia del Centenario Sant Joan de Déu. serveis de Salut Mental (1895 - 1995 ), en "Información y Noticias", separata revista núm. 138. Sant Boi de Llobreat. 1995

4 comentarios:

Francesc Mas dijo...

Hola Joan

Com et vaig comentar una vegada,el meu avi patern Ramón Mas Almirall, va ser una de les victimas per malaltia, a causa de tots els problemas que comentas en el escrit; va morir els 51 anys el 1937.

Unitat de Patrimoni Cultural i Cohesió dijo...

La mortalitat als psiquiàtrics, durant la darrera Guerra, va ser d'una duresa inhumana.
Unes 2500 víctimes entre les prop de 3000 que hi hagué, a Sant Boi, en aquells tres anys de guerra. Com apunta en Joan, les causes sónimputables, de forma directa, a la desnutrició i a la manca d'atencions que s'anaven incrementant en paral·lel a les dificultats de la causa i reraguarda republicana.
Els malalts mentals en tant que col·lectiu marginat i marginal (en la perspectiva d'aquella època) van rebre el doble càstig de la incomprensió i de les dificultats, tot quedant, literalment ... abandonats a la seva sort.
Com diu la cançó: "Maleïdes les guerres i aquell que les va fer".

Carles Serret
Arxiu Històric Municipal de Sant Boi de Llobregat.

Joan Vendrell i Campmany dijo...

Si, Francesc, ho recordo perfectament que m'ho havies comentat. Malauradament va ser un de tants i tants.

Joan Vendrell i Campmany dijo...

Moltes gràcies, Carles. Aquesta aportació teva es prou enriquidora pel que fa conèixer el nombre de victimes que hi hagueren en aquells anys de guerra als hospitals psiquiàtrics de Sant Boi. I una part, dels pocs que havien aconseguit viure, foren abatuts a trets de fussell, per les tropes del general Yagüe, a les acaballes de la guerra, mentre, mig despullats, en aquells dies de les acaballes del gener de 1939, cercaven menjar pels camps de la vorera del riu Llobregat