domingo, 21 de octubre de 2012

VISIÓN DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT POR EL DR. SEGUÍN, DE NUEVA YORK, EN EL PRIMER CERTAMEN FRENOPÁTICO ESPAÑOL ( AÑO 1883)

Dibujo de la fachada del Manicomio de Nueva Belén, en Sant Gervasi de Cassoles, donde se celebró el Primer Certamen Frenopático Español.
(Del libro: Història de la Psiquiatria a Catalunya)

En el último tercio del siglo XIX, un grupo de profesionales de la Medicina,  del Manicomio de Nueva Belén, en Sant Gervasi de Cassoles -- cuando aún no se había anexionado a la ciudad de Barcelona -- trabajaban, junto con su director, el Dr. Juan Giné i Partagás, en la realización de una labor clínica, académica y de investigación que les llevó a  organizar, en el año 1883,  la reunión más importante que sobre Psiquiatría había tenido lugar hasta aquel momento en España : El Primer Certamen Frenopático Español.

Entre las aportaciones presentadas, llama la atención unos apuntes que presentó el Dr. Seguín, de Nueva York, sobre los manicomios españoles y, al referirse a los psiquiatras de aquella época emitió este juicio: " Si exceptuamos tal vez media docena, los médicos que encontré encargados de los locos, tenían poco conocimiento del asunto y eran evidentemente incapaces de reconocer la parálisis general en sus primeros estadios o en sus formas especiales. Casi sin excepción eran incapaces de leer la extensa y valiosa literatura sobre enfermedades mentales que hay en alemán o en inglés, y fuera de un conocimiento vago y escéptico de la no sujeción, no sabían nada de la admirable manera de tratar a los locos en los países más allá de Francia".

EN EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT

Como contraste de este durísimo juicio, así refirió el Manicomio de San Baudilio de Llobregat: " En el manicomio de San Baudilio se da ocupación a todos los pacientes que quieren trabajar. Muchos trabajan en el campo y en los jardines; algunos en los Talleres. Un número de mujeres no muy grande estaban cosiendo, lavando y planchando.

El día de mi visita no había ninguna sujeción para la cual se emplean las camisolas, sábanas y pedazos de tela, prescindiéndose de  las manillas y tobilleras. El atar a las sillas no se emplea y los calabozos son desconocidos aquí" (1)

(1) "Informaciones Psiquiátricas". Monográfico Revistas Psiquiátricas del Manicomio de Sant Boi. Tomás Arranz. Pág 221. Núm. 157. 3er. trimestre 1999.