viernes, 2 de marzo de 2012

LA COMISIÓN MIXTA DE RECLUTAMIENTO HIZO UN RECONOCIMIENTO A 21 ALIENADOS DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO, SUJETOS AL SERVICIO MILITAR. (JUNIO 1912)

El presidente de la Diputación Provincial de Barcelona, Sr. Enrique Prat de la Riba, acompañó a la Comisión Mixta de Reclutamiento en su visita al manicomio de Sant Boi de Llobregat.

A primera vista puede sorprender que, la Comisión Mixta de Reclutamiento visitara el manicomio de Sant Boi de Llobregat, con la finalidad de efectuar un reconocimiento a 21 alienados que estaban en edad de incorporarse al servicio militar. Que lo hicieran acompañados del presidente de la Diputación Provincial de Barcelona Sr. Enrique Prat de la Riba, no ha de tener, en principio, mayor importancia, porque posiblemente quiso aprovechar la circunstancia para visitar a los asilados pobres que estaban ingresados en aquel establecimiento, con cargo a la Diputación Provincial de Barcelona. Tal vez me inclino a pensar en la posible picaresca de algún joven, que para evitar ser llamado a incorporarse al servicio militar, simulara cometer ciertos actos que pudieran considerarle como persona que no estaba en su sano juicio, y en consecuencia, como solía ocurrir en estos casos, fuera recluído de inmediato en el manicomio. De no ser así, no hubiera tenido ningún sentido que se hiciera aquel reconocimiento, porque, obviamente, una persona recluída en un manicomio, "a priori" no podía resultar apta para incorporarse al sevicio militar.

El matutino barcelonés "La Vanguardia" publicaba este suelto a mediados de junio de 1912:

"El presidente de la Diputación provincial, señor Prat de la Riba, la comisión mixta de reclutamiento y el secretario de la corporación, señor Parés, visitaron ayer el manicomio de San Baudilio de Llobregat, donde la comisión verificó 21 reconocimientos de alienados que están sujetos al servicio militar.

Los expedicionarios, que regresaron por la tarde á esta ciudad, fueron obsequiados por los hermanos que prestan servicio en el establecimiento, con una espléndida comida, la que amenizó un cuarteto de dementes, los cuales tocaron escogidas composiciones" (1)

(1) "La Vanguardia" Miércoles, 19 de junio de 1912. Página 3