lunes, 27 de febrero de 2012

A MADRID, EN BUSCA DE MEJORAS PARA LOS ENFERMOS MENTALES POBRES DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT (JUNIO 19O7)

Enfermos mentales pobres, asilados en el manicomio de San Baudilio de Llobregat. Año 1968. (Foto: Joan Vendrell Campmany)


Históricamente, Madrid siempre ha sido el lugar donde acudir cuando se han encendido las alarmas de la precariedad económica en la asistencia hospitalaria de las personas más desfavorecidas de la sociedad española. Desde los lejanos tiempos del Dr. Antonio Pujadas y Mayans, el manicomio de Sant Boi de Llobregat estableció convenios con las diputaciones de varias provincias españoles, para la asistencia de sus enfermos mentales pobres. Las insuficientes consignaciones que se habían establecido por enfermo y día, y los habituales retrasos en el abono de aquellas cantidades, fueron siempre motivos de serias preocupaciones que alteraron e incluso llegaron a poner en serio peligro la continuidad asistencial del establecimiento de Sant Boi de Llobregat, considerado como el de mayor capacidad asistencial de enfermos mentales en España.

Y como vulgarmente se dice, "buscando panes bajo las piedras" cuando la situación así lo requería, no quedaba otra alternativa que acudir al ministerio correspondiente de Madrid -- donde el gobierno de la nación tenía la llave del dinero que recaudaba -- para exponerle las necesidades de la dramática situación que atravesaban, en el intento de conseguir la ayuda necesaria que les permitiera salir del agobio económico del momento.

El matutino barcelonés "La Vanguardia" publicó, en los primeros días de junio de 1907, un suelto informando de una de aquellas situaciones:

"Con el fin de obtener algunas mejoras beneficiosas para los alienados pobres de varias de las Diputaciones provinciales que tienen á sus enfermos asilados en el manicomio de San Baudilio de Llobregat, ha marchado á Madrid el director de dicho establecimiento, padre Gervasio Navarro, acompañado del secretario del mismo don José Jiménez Vera" (1)

(1) "La Vanguardia" Domingo, 9 de junio de 1907. Página 4