lunes, 11 de octubre de 2010

LOS NUEVOS MONOLITOS "SANT BOI DE LLOBREGAT. VILA HOSPITALARIA"

Monolito en la carretera C-245, en la entrada a Sant Boi de Llobregat ,viniendo desde Viladecans.
Detalle de bienvenida al municipio, ostentando el título de "Vila Hospitalaria"
Información, relacionando las ciudades hermanadas con Sant Boi de Llobregat .
Nótese los deteriodos producidos por las alteraciones de las condiciones climatológicas en la tela o material que recubre el monolito.
(Fotos: Joan Vendrell Campmany)


Agradezco al buen amigo Xavier Sánchez i Torres que en el enterior post de este blog, me comunicara que los monolitos situados en seis lugares distintos de nuestro término municipal, coincidentes con otros tantos lugares de entradas y salidas del municipio por carretera, habían sido recientemente sustituídos. Humildemente admito que no me había apercibido de ello.
Estos nuevos monolitos son distintos a los anteriores, tanto en continente como en contenido. De medidas más ajustadas, y de distintos materiales, llevan adheridas en ambas caras (anverso y reverso) una delgada tela color naranja butano que en su parte superior reproduce una vista de la fachada histórica del municipio , con sus elementos más característicos, como son el río Llobregat, la Parroquia de Sant Baldiri y en el fondo la montaña de Sant Ramon Nonat, coronado con el logotipo "SB. boig per tu" ("Sant Boi. loco por ti"). Más abajo la inscripción " Benvinguts a Sant Boi. Vila Hospitàlaria". ("Bienvenidos a Sant Boi. Villa Hospitalaria") y en su parte inferior, la relación de las ciudades con que Sant Boi de Llobregat está hermanadas, y finalmente el escudo municipal y la inscripción "Ajuntament de Sant Boi de Llobregat" ("Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat").
Hemos de hacer notar que, a diferencia de los anteriores monolitos, en que las inscripciones y logotipos estaban estampadas y consecuentemente permanecían inalterables, en estos nuevos modelos, están impresos sobre una delgada tela o material que recubre el monolito, y posibilita, al estar expuestos a los cuatro vientos, a merced de las inclemencias meteorológicas (sol, lluvia, viento y temperaturas oscilantes y extremas), el avance de su deteriodo con el paso del tiempo, como bien puede ya observarse en la última de las imágenes que ilustran estas líneas.
De todos modos, es importante que se siga manteniendo vivo el testimonio de este título, muy a pesar de que la mayoría de los ciudadanos desconozcan por completo lo que significa y los motivos por los que fue concedido, pero seguimos y seguiremos insistiendo en la necesidad de que, esta mayor concienciación, tendría que proyectarse en los membretes de la correspondencia y publicidad institucional del propio Ayuntamiento, tal y como se hizo desde la fecha de su concesión, en el año 1971, hasta unos años después de producirse el cambio político con la llegada de la democracia en España.