lunes, 23 de noviembre de 2009

DESCARTADA EL AGUA POTABLE COMO CAUSA DE LA EPIDEMIA DEL CÓLERA, DE 1885, EN EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO


Cuando todos los indicios parecían apuntar a las aguas potables que se utizaban en el Manicomio de San Baudilio de Llobregat, como la causa de la epidemia del cólera del año 1885, se encargó al doctor Ricardo Botey unos análisis micrográficos de aquellas aguas, y con fecha 8 de octubre de aquel año se recibieron los resultados.
"En primer lugar, no se ha practicado el análisis químico por considerarlo no solo completamente inútil sino inoportuno en semejantes circunstancias.
Agua del canal.- En esta agua solo se han hallado cristales, sedimentos amorfos, diatomeas, infusorios, algas verdes, esporos, micrococus, bacterias y bacilus comunes y otro micro-organismos inofensivos propios de toda agua de río. A pesar de contener bastante sustancia orgánica en descomposición la creemos absolutamente inofensiva por no contener vírgulas colerígenas ni de otra clase ni otro micro-organismo infeccioso.
Agua que se bebe en dicho manicomio.- Esta agua, que procede de filtraciones del Llobregat, no contiene tampoco micro-organismo infeccioso alguno, á pesar de hallarse en ella muchas bacterias comunes.
Como estos análisis han sido verificados con un cuidado especial, para evitar en absoluto cualquier causa de error y con todos los medios modernos de investigación científica; como extrajeron de dicho establecimiento muchas botellas de agua nos creemos autorizados para afirmar que el medio de contagio del cólera en los alienados de San Baudilio no ha sido el agua potable; probablemente habrán sido las mismas deyecciones que sembradas en un terreno en que campea el hacinamiento y la absoluta falta de limpieza y desinfección han de producir casi la misma mortalidad que si las aguas estuviesen infestadas" (1)
En otro orden de cosas, "La propia Comisión de Sanidad de la Excma. Diputación Provincial ha designado al médico don José Balaguer y á los practicantes de farmacia don Antonio Casanovas y don Francisco Alvarez para prestar sus servicios en el Manicomio de San Baudilio de Llobregat, para cuyo punto salieron ya ayer, junto con cuatro enfermeros, además de los diez enviados ya hace dos días á dicho establecimiento".(2)
Y más adelante, continúa:" Los dos facultativos que asistían a los coléricos del manicomio de San Baudilio se encuentran enfermos, con cuyo motivo se hacen gestiones para enviar otros que los sustituyan, y enfermeros y Hermanas de la Caridad que arreglen sus prescripciones".
También se informaba de que "La nueva Junta administrativa del manicomio de San Baudilio se ha ofrecido incondicionalmente al señor gobernador y delegado especial en aquel establecimiento para todo lo que sea preciso hacer en beneficio de los alienados." (3)
(1) "La Vanguardia" miércoles, 14 de octubre de 1885, pág. 4 (6614)
(2) "La Vanguardia" miércoles, 14 de octubre de 1885, pág. 14 (6615)
(3) "La Vanguardia" martes, 13 de octubre de 1885, pág. 3 (6.589)