jueves, 19 de noviembre de 2009

D. EUSEBIO GÜELL BACIGALUPI CEDIÓ UNA CASA QUE POSEÍA CERCA DEL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO PARA ALBERGAR A LOS ALIENADOS NO AFECTADOS POR EL CÓLERA.


No era fácil encontrar un lugar adecuado, en el exterior del establecimiento, donde poder albergar a los asilados del Manicomio de San Baudilio de Llobregat que todavía no habían sido contagiados por la epidemia del cólera, tal y como había ordenado el Gobernador Civil de la provincia. Sin embargo, D. Eusebio Güell y Bacigalupi, industrial y político, no dudó ni un momento en ofrecer la casa que poseía muy cerca del manicomio, en el vecino municipio de Santa Coloma de Cervelló.
"El señor don Eusebio Güell y Bacigalupi, dando una prueba más de sus sentimientos humanitarios y de entrañable cariño á sus paisanos, ha cedido gustoso, a la primera indicación del señor gobernador, la casa que posee en Santa Coloma de Cervelló, a pesar de los graves perjuicios que se le irrogan, con objeto de trasladar á la misma desde el manicomio de San Baudilio los alienados no invadidos por la epidemia colérica. Este rasgo de abnegación y desinterés por parte del señor Güell merece la gratitud de la provincia, y así se lo ha manifestado el señor gobernador interpretando los deseos de la misma.
Para evitar que los alienados puedan fugarse de la casa del señor Güell, se ha ordenado que dos parejas de la Guardia civil de caballería recorran el recinto de la misma" (1)
"Según noticias que se nos comunican por conducto que nos merece entero crédito, gracias al celo del Excmo. señor gobernador civil, Junta de Sanidad y diputados del distrito, habrán pasado muy pronto á ser una realidad las disposiciones adoptadas para matar el germen colérico desarrollado en el manicomio de San Baudilio de Llobregat, que amenazaba no solo acabar con la población de aquel establecimiento, sino también á todo el Llobregat, que está profundamente alarmado desde hace algunos días.
Lo más importante y urgente al mismo tiempo era el traslado de los alienados sanos á punto que ofreciera seguridad relativa y reuniera condiciones de capacidad difíciles de encontrar tratándose del albergue para cuatrocientas personas cuando menos, cuyo estado reclama cuidados y servicios especiales. Gracias al dignísimo señor don Eusebio Güell, que ha accedido á la petición de la Junta antes indicada, hoy mismo, se nos asegura, serán trasladados á la casa que posee en San Baudilio,(3) distante cosa de un kilómetro de la población, y que reune condiciones inmejorables para el objeto á que se la dedica.
Desmembrada del manicomio toda la masa de locos, cuyo estado permita la traslación, el germen colérico podrá ser combatido con toda energía, y lo que empezaba a ser una verdadera catástrofe para las poblaciones del Llobregat, quedará reducido á una lamentable desgracia dentro del manicomio de San Baudilio. Para que los locos no escapen, ocasionando algún disgusto á los vecinos de las casas más o menos próximas, alguna fuerza de caballería prestará servicio alrededor de la "Casa Soler" propiedad del Señor Güell, en tanto queden cercados convenientemente los alrededores del edificio"(2)
(1) "La Vanguardia", miércoles, 14 de octubre de 1885, página 14 (6615)
(2) "La Vanguardia", martes, 13 de octubre de 1885, página 3 (6589)
(3) La casa cedida por el Sr. Eusebio Güell estaba en el vecino municipio de Santa Coloma de Cervelló, como se ha indicado en párrafos anteriores, y no en San Baudilio de Llobregat