martes, 12 de mayo de 2009

LA EPIDEMIA "ENTERITIS COLIBACILAR" DE 1902 EN EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO

En el mes de julio de 1902, se detectó un aumento de mortalidad en las mujeres asiladas del Manicomio de San Baudilio de Llobregat. Esta circunstancia fue aumentando de manera progresiva, y si bien desde los primeros momentos se tomaron algunas medidas para evitarlo, los resultados no fueron los esperados, a pesar de los esfuerzos médicos y la abnegación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús que asistían a aquellas enfermas. Todo resultaba inútil , hasta que fue posible detectar la causa de aquella excesiva mortalidad, al practicarse unos exámenes bacteriológicos en las deyecciones y en la sangre de las enfermas, resultando que se trataba de una enterits colibacilar de origen hídrico, por contaminación del agua de que se surtía la Sección de Mujeres, y en especial de la que procedía de una antigua cisterna situada justo debajo del patio que ocupaban las enfermas agitadas.(1)
Todo ello fue posible porque, ante la gravedad de la situación, el día 1 de agosto, el Padre Benito Menni nombró director - médico al Dr. Antonio Rodriguez y Rodríguez- Morini (2), que muy pronto resolvió el problema, inutilizando aquel depósito de aguas, al tiempo que se desalojaron todos los locales donde se había incubado la infecciosa enfermedad y se analizaron y estirilizaron todas las aguas que abastecían al establecimiento. También se tomaron otras medidas de saneamiento en los edificios ocupados por las mujeres asiladas, y este conjunto de medidas permitió que en el mes de setiembre, pudiera ponerse fin a esta mortífera enfermedad. El rotativo barcelonés "La Vanguardia" publicó un suelto, con fecha 14 de setiembre de 1902, en estos términos: "Se nos comunica por la Dirección facultativa del Manicomio de San Baudilio de Llobregat, que desde el día 8 del corriente por la mañana hasta el día 13 no ha ocurrido en el establecimiento ninguna defunción por la enfermedad epidémica, habiendo únicamente fallecido una mujer de edad avanzada, á consecuencia de una hemorragia cerebral.
El estado sanitario del Manicomio ha mejorado notablemente en estos últimos días, como consecuencia de las rigurosas medidas higiénicas ulteriormente tomadas.
La estufa de desinfección, sistema Geneste, construída por la industria nacional, ha quedado por completo instalada, estando en disposición de funcionar, esperándose para ello la visita oficial de inspección".
Sin embargo, en otra columna del mismo periódico y de la misma fecha, otro suelto refiere que "Ayer mañana visitó al gobernador civil el doctor señor Platero, con objeto de dar cuenta á dicha autoridad de la visita de inspección que había girado al manicomio de San Baudilio de Llobregat.
El doctor Platero entregó al señor Manzano un informe en el que manifiesta que la epidemia, lejos de mejorar empeora en aquel establecimiento y que durante los doce primeros días de este mes (setiembre), murieron 16 mujeres y 2 hombres.
Opina el señor Platero que las causas determinantes de la epidemia están en la infección del agua, y dice que para evitarla es preciso instalar filtros fuentes para 20.000 litros de aquel elemento y proscribir las tuberías y los depósitos actuales.
Añade en su informe que las cañerías del agua se cruzan con las de los sumideros y las letrinas, y tienen filtraciones, lo cual es muy suficiente para mantener el estado infeccioso de las aguas.
Propone que un arquitecto inspeccione las cañerías, y dice que si á pesar de la renovación de éstas persiste la epidemia, será indispensable la clausura del departamento de mujeres hasta que se hayan implantado las reformas acordadas por la junta provincial de Sanidad, pues se acerca el otoño y en esta fecha toman toman gran incremento las fiebres infecciosas, y podrían producir un verdadero desastre entre las alienadas, cuya mortalidad excede del 26 por 100, cifra verdaderamente alarmante.
En la actualidad hay en el manicomio 50 enfermas, de las cuales 24 padecen enterecolitis, 6 tuberculosis y 20 que están en observación.
En el departamento de hombres sólo hay 8 alienados con otras enfermedades, pero ninguno sufre enterecolitis.
El personal facultativo del manicomio ha establecido la inspección de retretes, medida que el doctor Platero considera acertada.
Trátase de construir un depósito de agua que tenga de cabida 66 metros cúbicos y de instalarlo a una altura de 35 ó 40 metros.
La estufa de desinfección quedará instalada la semana entrante" (3)
FUENTES DE CONSULTA:
(1) Sanatorio Frenopático de Nuestra Señora de Montserrat. San Baudilio de Llobregat. Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Barcelona, octubre 1929.
(2) Ejerció el cargo de director-médico hasta el año 1930.
(3) "La Vanguardia", Domingo, 14 de setiembre de 1902. Página 3


5 comentarios:

Antonio García dijo...

¿Esta fotografía es del manicomio de Sant Boi?. De ser así, ¿de dónde está tomada? Gracias y un saludo.

FERNANDO SABIDO SÁNCHEZ dijo...

buen artículo histórico

abrazos, joan

fernando

Joan Vendrell i Campmany dijo...

Antonio, correspondiendo a tu pregunta, me place informarte que, efectivamente, la fotografía es la reproducción de una postal, procedente de mis archivos, del "Manicomiio de San Baudilio. Sección hombres", y correspondiente al depósito de agua instalado en la parte extrema y alta al mismo tiempo de aquel establecimiento,

Xavier Sánchez i Torres dijo...

Aquest dipòsit ja no existeix, oi?

Joan Vendrell i Campmany dijo...

No, amic Xavier, fa molts anys que ja no existeix. Per tal de poder donar una explicació més ample de l'existència d'aquest dipòsit, faré un post que publicaré el cap de setmana de la penúltima setmana d'aquest mes de maig.
Gràcies per l'interes, i que ha donat peu a poder-ne parlar amb detall i més abastament, fins i tot amb gravat de situació .