miércoles, 18 de marzo de 2009

EL DR. PUJADAS SOLICITÓ, EN 1855, PERMISO PARA TENER LOS SANTOS SACRAMENTOS EN LA CAPILLA DEL MANICOMIO DE SNA BAUDILIO

A los diez meses de inaugurar el Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, -- 14 de abril de 1855 -- el Dr. Antonio Pujadas y Mayans constató la necesidad de disponer, en la iglesia de su establecimiento, de los Santos Sacramentos, con la finalidad que justificaba muy explícitamente en su escrito de solicitud al Vicario General Gobernador de la Mitra de Barcelona, exponiendo "Que en atención à que parece acontecer en algún caso que alguno de los pensionistas convalecientes que habitan el mentado establecimiento puede sobrevenirle algún accidente por el cual corre peligro su ecsistencia, así como la de alguno de los muchos empleados que tiene aquel instituto y sea preciso administrarle los Santos Sacramentos, como asimismo el que acontezca que a muchos de los infelices alienados que terminan de morir víctimas de su cruel enfermedad se les observa un par de horas antes de fallecer, suelen recuperar por completo el uso de la razón y por lo mismo hallan en el caso de recibir los Santos Sacramentos sería útil que en la capilla del instituto pudiera haber el sacramento para con facilidad poder aprovechar los momentos lúcidos que puedan tener aquella clase de enfermos, a fin de no dejarlos morir sin los auxilios espirituales, como sucedería y ha sucedido, habiendo de mandarle a la paroquia del pueblo de San Boy en busca de ellos.
Por esta razón y atendido el que en la capilla del establecimiento hay constantemente un sacerdote con las licencias necesarias para la administración de sacramentos, a V.S.
Pido y suplico se sirva conceder el permiso para tener los Santos Sacramentos en la capilla del Instituto Manicómico de San Boy de Llobregat, con cuya gracia se hará un bien a la humanidad y se dará mayor lustre al establecimiento al paso que se conseguirá que algunos infelices puedan recibir los auxilios necesarios antes de morir"
Desde el Obispado se cursó carta de respuesta al Dr. Pujadas y se dió traslado al párroco del municipio de San Baudilio de Llobregat, fechada en Barcelona, 29 de abril de 1855, informando que "Teniendo en consideración lo expuesto en la presente solicitud y lo informado por el Rdo. Cura Párroco de San Baudilio de Llobregat concedemos nuestro permiso y licencia para que construyéndose un sagrario decente pueda colocarse y custodiarse en el a Su Divina Majestad en el altar mayor de la capilla pública del instituto manicómico que bajo la dirección del Dr. D. Antonio Pujadas se halla establecido dentro de los límites de la parroquia de dicho pueblo a fin de que así puedan ser socorridos en sus necesidades espirituales tanto los infelices alienados como los muchos empleados que tiene aquel instituto, encargándose muy particularmente el Rvdo. Capellán que cuida de la indicada capilla procurando que Su Divina Majestad esté colocada en el sagrario con la correspondiente decencia, sin que jamás falte el alumbrado, sobre cuyos indispensables requisitos encargamos la vigilancia y cuidado del Rdo. Cura Párroco de dicha villa que siendo al propio tiempo que sus derechos no queden jamás perjudicados"
NOTA: Estos documentos manuscritos se encuentran en el Archivo Diocesano de Barcelona, en el legajo correspondiente a la Parroquia de San Baudilio, de San Baudilio de Llobregat (Barcelona)

3 comentarios:

ANTONIA dijo...

Esto demuestra que el doctor Pujadas era una persona católica, lo cual puede reforzar la creencia de que en su juventud fue novicio de este convento de los Padres Servitas a pesar de no estar demostrado, pero entre que conocía la existencia de este lugar cuando lo echaron de Barcelona y este interés en que los que iban a fallecer lo hicieran confortados con los sacramentos, dice mucho en favor de esta posibilidad creo yo.

Anónimo dijo...

Creo que el dr. pujadas, fue un hombre de grandes principios, valores nobles, un corazòn valiente y luchó por darle a estAS PERSONAS UN MOMENTO DE CALIDEZ ESPIRITUAL, en sus momentos finales, que a veces se logra tener una cabal idea de la racionalidad, y para ello darles paz y tranquilidad.
Ineresante tema, que a pesar de lo antiguo muestra que fue un gran personaje, no sólo un buen médico.

Sotera Rodríguez dijo...

El Dr. Pujadas logró muchas cosas por su empeño y dedicación; es admirable seguir el ejemplo de personas tan llenas de fe y amor al prójimo; en estos tiempos es difícil encontrar personas con tanta vocación de servicio y ayuda, la mayoría piden siempre algo a cambio; Dios creo un mundo donde quepamos todos, no somos de nadie, no pertenecemos a nada, el mundo se derrumba y solo vemos lo material; lo que abunda es la repugnancia de tantos seres vacios de alma y pobres de espíritu, si por cada 10 personas 1 hiciera algo para ayudar al necesitado, el mundo sería diferente...un saludo a todos.