domingo, 14 de diciembre de 2008

EL DR. ANTONIO PUJADAS Y SU DISCONFORMIDAD CON LOS ARBITRIOS MUNICIPALES QUE LE COBRABAN

Los diferentes Consistorios que conformaban el Ayuntamiento de San Baudilio de Llobregat (actual Sant Boi de Llobregat) no eran, al parecer, benevolentes a la hora de aplicar los impuestos al Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, en la época de su fundador, propietario y director, Dr. Antonio Pujadas y Mayans. La naturaleza de aquel establecimiento frenopático y los avanzados métodos asistenciales que se ofrecía a sus asilados, que no tardaron en ser reconocidos y valorados en los más prestigiosos ámbitos de la psiquiatria europea, le confirieron el merecido prestigio de que gozaba, y que a la par suponía una proyección internacional del buen nombre del municipio que lo acogía.
En todos los actos sociales que organizaba el Dr. Pujadas en su establecimiento, invitaba y no faltaban, entre otros, una representación del Ayuntamiento, siempre con su alcalde al frente. Y si bien en el aspecto social las relaciones siempre fueron fluidas y muy cordiales, en lo referido al pago de los arbitrios municipales Pujadas tuvo frecuentes problemas , mayoritariamente por disconformidad con las cantidades que le eran exigidas.
A pesar de que el Dr. Pujadas fue ciertamente un buen gestor, no es menos cierto que estuvo siempre cargado de deudas y murió pobre, tan pobre que cuando falleció sólo pudo ser amortajado con una sábana, porque su vida era su manicomio y sus enfermos, y destinaba todo el dinero que conseguía en mejorar su establecimiento, no solamente en lo referente a mejorar la asistencia de sus asilados, a renovar sus bien cuidados jardines y zonas exteriores para que los asistidos pudieran gozar de una agradable estancia, sino que también construyó unos baños árabes , el edificio Parthenón, una estátua en memoria de Pinel, y un largo etcétera. De ahí que cuando aparecía alguna factura encima de su mesa de despacho, la analizara detenidamente antes de efectuar su pago. Y en esta línea, como hemos referido anteriormente, tuvo que enfrentarse con el Ayuntamiento del municipio. A modo de ejemplo nos referiremos a un párrafo que hemos localizado leyendo una pequeña biografía que el que fuera Cronista Oficial de la Villa, Carles Martí i Vila, dedicó a D. Luís Castells y Comas, en la serie Samboyanos Ilustres, en 1955:
"Con el doctor Antonio Pujadas que, cargado de deudas y contrariedades, llevaba a término la obra científica y humanitaria de su Manicomio, tuvieron que entablar recurso contra los exagerados arbitrios municipales que les habían sido impuestos"
Otro nuevo caso lo recogemos en una publicación del propio Ayuntamiento, del año 1888, Memoria sobre la Administración Municipal de la Villa de San Baudilio de Llobregat en los ejercicios económicos de 1879 á 80 y siguientes hasta 1884 á 85. De esta publicación, de 35 páginas, extractamos el siguiente párrafo:
"Segunda.- Que con fecha 18 de octubre de 1879, comunicó la Administración económica, que había resuelto la reclamación presentada por D. Antonio Pujadas, contra la cuota que se le había señalado en el reparto del déficit de Consumos de 1878 á 1879, rebajándole de la misma OCHOCIENTAS TREINTA PESETAS NOVENTA Y UN CÉNTIMOS".
Sin embargo no sólo era el Ayuntamiento, también la Junta del Cementerio de San Baudilio de Llobregat querían sacarle tajada a Pujadas requiriéndole que pagara las obras de ampliación del cementerio porque en su establecimiento se producían más fallecimientos que en el resto del municipio. El párrafo que reproducimos, resultante de un trabajo mecanografiado e inédito de Gregorio Gutiérrez Ortolá, (1986) , titulado El cementerio Municipal de Sant Boi. Evolución histórica, dice textualmente:
"La capacidad del nuevo cementerio se hará pronto insuficiente. Un elemento no previsto en el primitivo proyecto será el causante de esa insuficiencia: los fallecidos en el manicomio. Así, el 13 de agosto de 1.872 la Junta comunica al Dr. Pujadas Mayans -- Director del Manicomio -- que debido al alto número de cadáveres de su establecimiento, creían que era de su incumbencia el costear el ensanche de un cementerio que se ha quedado pequeño. Pujadas se negará aduciendo la igualdad de derechos de los internos con respeto al resto de ciudadanos. De todas formas, contribuirá con 1.500 reales para la construcción de un osario como alternativa temporal".
Parece ser -- es una opinión personal -- que el afán y las anasias recaudatorias de nuestros sucesivos Consistorios en todos los tiempos, no obedecen a necesidades económicas. Es sencillamente para respetar y perpetuar una antigua tradición . Impositiva y obligatoria, en este caso.

2 comentarios:

Josep Sánchez dijo...

Tots els Ajuntaments son iguals per anys que passin. A l'hora de sortir a la foto, s'hi apunta tothom, però alhora de la veritat, no tenen amics ni coneguts, i faig esment als nostres hospitals psiquiàtrics. Tu saps prou bé per on vaig. El doctor Pujadas ja va topar-hi com be expliques, i els d'ara també hi han topat més d'una vegada. Sovint no es valora la labor social que fan aquestes institucions nostres, i que tant de prestigi i renom han donat a Sant Boi.
Gràcies amic Vendrell per fer-nos conèixer aquestes boniques històries que expliques.

ANTONIA dijo...

Pel que llegeixo aqui sembla que aixó de que Sant Boi som capdevanters al Baix Llobregat en pagar els impostos més alts, ja ve de lluny. En temps del doctor Pujadas calculaven les quantitats a pagar pel contribuent pel broc ample, a deduir per la devolució que van tenir-li que fer arrel de la seva queixa. "Casi na".