jueves, 1 de octubre de 2015

LA MUERTE, EN EXTRAÑAS CIRCUNSTANCIAS, DEL DR. ARNAU ROSSI CALLIZO, UN MES DESPUÉS DE SALVAR LA VIDA DE LOS HERMANOS DE SAN JUAN DE DIOS DEL SANATORIO PSIQUIÁTRICO DE SANT BOI (24 AGOSTO 1936)

 El Dr. Arnau Rossi Callizo está enterrado en una tumba familiar del cementerio Municipal  de Sant Boi de Llobregat.


A los 29 días de no poderse fusilar a los Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios,  del Sanatorio Psiquiátrico de Vilaboi (Sant Boi de Llobregat), fallecía, a causa de una septicemia con gangrena gaseosa final, el Dr. Arnau Rossi Callizo, que al estallar la Guerra Civil española, fue nombrado por la Generalitat de Catalunya delegado de aquella institución psiquiátrica,  para hacerse cargo de su dirección técnica.

En el Registro Civil de Sant Boi de Llobregat figura la inscripción del acta de defunción de este facultativo. Según este documento falleció a las veintidos horas y quince minutos del día 24 de agosto de 1936, en el domicilio de la calle Doctor Pujadas 23 ,  señas coincidentes, en aquella época, con el Institut Psiquiàtric per a Dones de Vilaboi, de Sant Boi de Llobregat, a consecuencia de una  septicemia con gangrena gaseosa final, y que en el momento de su muerte tenía 27 años de edad.

El Dr. Rossi residía en Sant Boi de Llobregat, en una casa de la calle Raurich señalada con el número 26, popularmente conocida como la casa del Dr. Rossi, atendido que ejercía la profesión médica en el municipio.

Su activa militancia en Esquerra Republicana de Catalunya, consiguió del presidente de la Generalitat de Catalunya, Lluis Companys, que se transmitiera de inmediato al alcalde del municipio, las instrucciones necesarias para asegurar que no se fusilaran  a los Hermanos de San Juan de Dios, circunstancias que fue motivo de serias discusiones y malestar entre los milicianos de la F.A.I. que, capitaneados por "El Basilio", un antiguo trabajador del sanatorio psiquiátrico,  que meses antes  había sido despedido, no se resignaban a cumplir aquellas órdenes.

En consecuencia habían dispuesto que "elementos incontrolados" esperarían en el término municipal del vecino municipio de Cornellá de Llobregat, para consumar el asesinato masivo de los religiosos, el paso de los vehículos que los trasladarían hasta la comisaría de Barcelona,  para posteriormente embarcar con destino a Marsella (Francia).


Sin embargo, el Dr. Rossi y  su compañero,  el abogado Carles Vilarrodona tomaron la valiente decisión de acompañarles en el trayecto, para evitar la masacre de los 53 Hermanos de San Juan de Dios y del párroco y el vicario de la Parroquia de Sant Baldiri, que al estallar el conflicto bélico optaron por trasladarse al sanatorio, y junto con los Hermanos, compartir su misma suerte. A pesar de que en el trayecto no pudieron evitar ser amenazados, increpados e insultados, consiguieron llegar a su destino sin sufrir daños físicos.

Obviamente, al Dr. Rossi  no se le perdonó su intervención  para salvar las vidas de los Hermanos de San Juan de Dios. El día 26 de julio de 1936, cuando estaba previsto el fusilamiento de los religiosos en el mismo  recinto hospitalario,  desalojó con decisión y valentía a los pistoleros de la F.A.I. que habían invadido el Sanatorio, y los sustituyó por gentes de izquierda del municipio, y pocos días más tarde acompañaría junto con el Sr. Vilarrodona, a los religiosos hasta la Ciudad Condal, abortando la tentativa de que pudieran ser asesinados a su paso por Conellá de Llobregat. Y se dió la extraña circunstancia, cuando todavía no se cumplía un mes -- 24 de agosto del mismo año -- una intoxicación, por inyección endovenosa, le produciría la muerte casi instantánea, a causa de una septicemia con gangrena gaseosa final.

¿Homicidio o suicidio?. Una circunstancia que nunca se aclaró. Fue una muerte anormal, si bien la familia estuvo siempre plenamente convencida de que fue un homicidio. Una persona analfabeta sería la encargada de acudir al Registro Civil para declarar su fallecimiento, y en la referida  acta declaró que tenía 25 años de edad, cuando la propia familia del fallecido, al encargar la lápida de su tumba, hizo esculpir junto a su nombre y apellidos, las fechas correctas de su nacimiento y muerte, resultando que falleció a la edad de 27 años.

La Sra. María Gloria, hermana del Dr. Rossi, que tuve ocasión de conocer precisamente poco antes de su fallecimiento, me confirmó los fundados motivos que tuvo siempre la familia de que su muerte fue un premeditado homicidio. Su esposo, que era también médico, sabía de la eficacia destructora del medio que acabó de manera tan brutal como inmediata con la vida de su cuñado.

Cuando se tuvo conocimiento del fallecimiento del Dr. Rossi, fueron muchísimas las personas que, a pesar de los delicados momentos que se estaba viviendo, acudieron para  darle el último adiós. El féretro que contenía sus restos mortales fue llevado en hombros desde el domicilio mortuorio de la calle del Dr. Pujadas hasta el Ayuntamiento, y de allí a su última morada, al Cementario Municipal.En el momento en que recibía sepultura se disparó una salva en su honor, y la lápida que cerraba su tumba quedó cubierta, así como su entorno, por numerosas coronas de flores con las más variadas y expresivas dedicatorias, ofrecidas por organismos oficiales, entidades particulares, amigos y familiares.

FUENTE

  Vendrell i Campmany, Joan " Los milicianos de la F.A.I. no perdonaron que el Dr. ARNAU ROSSI CALLIZO salvara la vida a los Hermanos Hospitalarios de la Orden de San Juan de Dios, del Sanatorio Psiquiátrico de Vilaboi (Sant Boi de Llobregat). A LOS 29 DÍAS  DE NO PODERSE FUSILAR A LOS RELIGIOSOS, FALLECÍA A CAUSA DE UNA SEPTICEMIA CON GANGRENA GASEOSA FINAL".  Sant Boi de Llobregat, 24 de agosto de 2004. Inédito.


No hay comentarios: