sábado, 10 de diciembre de 2011

CERCA DE UN CENTENAR DE ALUMNOS DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE BARCELONA, VISITARON EL MANICOMIO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT (MAYO 1913)

Banda de música de los asilados del manicomio de San Baudilio de Llobregat, que amenizaron con sus interpretaciones la comida del centenar de comensales.


En este blog, he colgado algunos posts referidos a visitas de estudiantes de la Facultad de Medicina de Barcelona al manicomio de Sant Boi de Llobregat. En esta ocasión, el matutino barcelonés "La Vanguardia", dedicó un espacio más amplio del acostumbrado para informar de la visita que efectuaron los alumnos del último curso de aquella Facultad a mediados de mayo de 1913, con pinceladas tan simpáticas como la presencia de la Banda de música de los asilados del establecimiento, que amenizaron con sus interpretaciones la comida del centenar de comensales, quienes, gratamente satisfechos con su actuación, hicieron una colecta para obsequiarles con tabaco. Atendida la extensión que ocupa aquella información, procedo a su reproducción sin más consideraciones por mi parte.

" EXTENSIÓN UNIVERSITARIA

Los alumnos del último curso de la Facultad de Medicina de esta Universidad, efectuaron ayer la última de las excursiones de extensión universitaria que con tanto éxito han venido verificando durante el curso, efectuando una visita al manicomio de San Baudilio de Llobregat, bajo la dirección de su ilustrado catedrático doctor don Antonio González Prats.

Los expedicionarios en número de unos noventa salieron de esta ciudad en el tren de las 10'10 de la mañana, acompañándoles en la excursión los profesores auxiliares de la Facultad, doctores Saforcada y Bellido y los médicos doctores Gili, Guardia, Daltafuit, Quroga, Bonet y Comajuncosa, Ribas, Alsina y Bernet.

En la estación de San Baudilio fueron recibidos por el director del manicomio doctor Rodriguez Morini, por el prior de los hermanos de San Juan de Dios que prestan servicio en aquel centro, Rdo. P. Pedro Piera, por el P. capellán de la casa, don Juan Grande, por el personal facultativo del manicomio representado por los médicos doctores Llinás, Soler Martín, García Trujillo, Net y Cardona, Seoane, Fontana de Riba, Bosch Urelay y Net Aremí, por el secretario de la Dirección don José Giménez y por el delegado de la Diputación en el manicomio, señor Busquets.

Desde la estación se dirigieron los expedicionarios al antiguo departamento de mujeres del manicomio, en una de cuyas habitaciones fueron obsequiados con un refresco.

Después se trasladaron al amplio salón de visitas, donde el doctor González Prats hizo la presentación de los visitantes á la Junta del manicomio é invitó a su director Rodriguez Morini á que describiera el establecimiento y su modo de funcionar con objeto de que los escolares pudieran hacerse el debido cargo.

El doctor Rodriguez Morini dió á continuación una elocuente y notabilísima conferencia, describiendo el manicomio desde su implantación en 1853 por el doctor Pujadas, natural de Igualada, hasta nuestros días.

Dijo que actualmente el establecimiento está emplazado en una extensión de terreno de 120.000 palmos , de los cuales 20.000 están edificados y los restantes se destinan á jardines, parques y patios.

Describió las diferentes clases de albergados en el manicomio y sus distintas agrupaciones según la índole de la enfermedad que padecen.

Explicó con gran lujo de detalles el significado de los vocablos "loco", "alienado" y "demente", lamentando que se confundan lastimosamente no solo entre el vulgo sino hasta por distinguidas personalidades de suficiente competencia científica. Terminó dando las gracias por su asistencia á los allí reunidos.

El señor Rodríguez Morini fue muy aplaudido al terminar.

Seguidamente, el médico encargado de la sección de mujeres, doctor Llinás, presentó diversos y curiosos casos clínicos de enfermas albergadas en el establecimiento, siendo también muy aplaudido.

Después los visitantes recorrieron los importantes departamentos de mujeres y á las dos menos cuarto fueron obsequiados por la comunidad de San Juan de Dios, que presta servicio en el manicomio con un espléndido y exquisito banquete.

Se sentaron á la mesa unos cien comensales, ocupando la mesa presidencial el prior P. Piera, con los doctores González Prats, Rodriguez Morini, Saforcada, Bellido, Llinás y otros.

Durante la comida, que transcurrió en extremo animada, la banda de músicos de asilados interpretó varias composiciones, siendo muy aplaudidos.

Entre los reunídos se abrió una suscripción para agasajar con tabaco á los músicos.

Al descorcharse el champaña pronunciaron elocuentes brindis los alumnos señores Espinosa, Llorens, Pradilla y Valdés, y los doctores Alsina, Bellido, Guardia y Saforcada.

En catedrático doctor González Prats pronunció á continuación un brillante discurso, agradeciendo el agasajo y despidiéndose con sentidas frases a sus alumnos y dentro de poco compañeros de carrera.

Les emplazó para el Congreso de Pediatría, que ha de celebrarse en Palma de Mallorca el próximo año, deseó todo género de prosperidades al establecimiento que tan acertadamente dirige el doctor Rodríguez Morini á quien dedicó muchos elogios, y terminó proponiendo el envío de un telefonema al doctor Rodríguez Méndez, que por sus obligaciones perentorias no había podido asistir a la visita.

La proposición fué aceptada con entusiasmo y al doctor González Prats se le tributó una prolongada y cariñosa ovación.

Después hablaron los doctores Ribas, Rodríguez Morini y el P. Juan Grande, siendo todos ellos muy aplaudidos.

El resto de la tarde lo dedicaron los expedicionarios á visitar los notables departamentos de la sección de hombres, edificados con arreglo a los últimos adelantos científicos, y en los cuales tuvieron ocasión sobrada de estudiar curiosísimos cuadros clínicos de los albergados en el establecimiento.

Los expedicionarios regresaron á las ocho de la noche á esta ciudad en extremo complacidos de la excursión y de los múltiples agasajos de que acababan de ser objeto, lo mismo por parte del personal facultativo que de los hermanos de San Juan de Dios y de las hermanas hospitalarias del Sagrado Corazón que prestan servicio en el manicomio.

El doctor González Prats, con un desprendimiento envidiable de su peculio particular pagó el viaje á todos los expedicionarios" (1)

(1) "La Vanguardia" Domingo, 18 de mayo de 1913. Páginas 4 y 5.