viernes, 3 de junio de 2022

DIA 6 DE JUNIO DE 2022 : 168 ANIVERSARIO DE LA INAUGURACIÓN OFICIAL DEL " INSTITUTO MANICÓMICO DE SAN BAUDILIO DE LLOBREGAT".

Dr. Antonio Pujadas y Mayans

"Casa de Baños" y "Manicomio" donde el Dr. Antonio Pujadas y Mayans se  había establecido en el número 31 de la barcelonesa calle de la Canuda, esquina con Bertrellans.(Dibujo de la época)

El Dr. Antonio Pujadas y Mayans se había establecido en una "Casa de Baños " y "Manicomio" situada en el número 31 de la calle de la Canuda, esquina con la de Bertrellans, en Barcelona, hasta que con fecha 20 de agosto de 1853 recibió una orden, del Gobernador Civil de la Provincia, Melchor Ordóñez, concediéndole un  improrrogable plazo de 24 horas para que se trasladase, con sus enfermos, fuera de la ciudad, por las quejas que había recibido de los vecinos, molestos por los gritos que proferían las personas con enfermedad mental asistidas en aquel establecimiento.

Ciertamente no resultaba nada fácil cumplir aquella orden de manera tan inmediata, pero el Dr. Pujadas recordó la existencia de un ruinoso edificio, que había sido convento de Padres servitas, en el vecino municipio de Sant Boi de Llobregat, y en consecuencia contactó de inmediato con su propietario, el marqués de Santa Cruz de Vilosor, que generosamente se lo cedió al conocer las humanitarias finalidades a que sería destinado, y de esta manera, en cumplimiento del plazo concedido, al día siguiente, 21 de agosto de 1853, el Dr. Antonio Pujadas y Mayans, con un grupo de dieciséis personas con enfermedad mental, llegaban silenciosamente a Sant Boi de Llobregat y se establecían en aquel destartalado y ruinoso edificio.

Y sin dejar de asistir a sus enfermos,  el Dr. Pujadas contactó de inmediato con empresarios de la construcción para que procedieran con la máxima urgencia, a la rehabilitación  y reforma de aquellos espacios, que se prolongaron hasta los primeros meses del siguiente año 1854, habiendo convertido aquellos lugares, en un establecimiento debidamente adecuado para poder ofrecer el cuidado y la asistencia terapéutiva en las mejores coniciones posibles a las personas enfermas de la mente allí asiladas.

LA INAUGURACIÓN OFICIAL: EL DÍA 6 DE JUNIO DE 1854.


Proyecto y Reglamento del Instituto Manicómico de San Baudilio de Llobregat, aprobado por el Gobernador Civil de la Provincia, con fecha 20 de mayo de 1854.

El Dr. Antonio Pujadas estuvo trabajando en la redacción del Proyecto y Reglamento del Instituto Manicómico  de San Baudilio de Llobregat que, previo dictamen  de la Junta Provincial de Sanidad, aprobó el Gobernador Civil de la Provincia, Melchor Ordóñez, con fecha 20 de mayo de 1854.


Con este requisito, el Dr. Pujadas  procedió, pocos días después, el 6 de junio de 1854, a la inauguración oficial de su establecimiento, con el máximo esplendor y brillantez que el evento supuso, con la numerosa asistencia de las primeras autoridades  provinciales y locales, así como ilustres invitados  a aquel acto, cuya descripción ya ha sido divulgada repetidamente, con todo lujo de detalles, en diferentes posts de este mismo blog.




 
 

martes, 31 de mayo de 2022

PRÓXIMAMENTE SE PROPONDRÁ, AL AYUNTAMIENTO DE SANT BOI DE LLOBREGAT, LA COLOCACIÓN DE UNA LÁPIDA CON UNA PLACA,EN EL CEMENTERIO MUNICIPAL,EN RECUERDO DE LAS PERSONAS FALLECIDAS EN LOS HOSPITALES PSIQUIÁTRICOS DEL MUNICIPIO, Y QUE FUERON SEPULTADAS EN FOSAS COMUNES. (AÑOS 1856 - 1960)

 

Fosas comunes en el cementerio municipal de Sant Boi de Llobregat, donde recibían sepultura las personas asiladas  fallecidas en los hospitales psiquiátricos del municipio, que carecían de familia o bien que sus familiares no dispusieran de propiedad funeraria en el recinto. Con las sucesivas ampliaciones del cementerio a lo largo de los años, las nuevas agrupaciones de nichos se construyeron encima de aquellas fosas comunes.

MOTIVACIÓN

En el mes de abril del año 2008, inicié este blog histórico referido a los hospitales psiquiátricos de Sant Boi de Llobregat, divulgando noticias históricas y acontecimientos de actualidad, así como material gráfico de mi fondo documental,  conseguido a lo largo de más de medio siglo de trabajos " de hormiguita ", de búsqueda y de investigación.

En los catorce años de existencia de este blog,  he recibido numerosas consultas de familares de personas que  en diferentes épocas, estuvieron asiladas en estas instituciones psiquiátricas, interesándose por las causas de sus muertes y por el lugar donde habían recibido sepultura.

Evidentemente que en ningún caso les he podido informar de las causas de sus muertes, remitiéndoles para ello a los servicios administrativos de la institución correspondiente, y en términos generales les he ido informando que, de no disponer de propiedad funeraria en el cementerio  municipal de Sant Boi o bien, que en el momento de su defunción,  no se hicieran cargo del cadáver para trasladarlo a otro cementerio, posiblemente recibieran sepultura en una fosa común del recinto funerario de Sant Boi de Llobregat.

Con relación a esta última posibilidad, algunas peronas han manifestado su interés en que sus familiares  pudieran ser recordados de alguna especial manera, que bien podría ser, como han sugerido varias de ellas, mediante la colocación de una lápida con una inscripción que recuerde a todas aquellas personas fallecidas en las instituciones psiquiátricas de Sant Boi de Llobregat y cuyos restos reposan en las diferentes fosas comunes repartidas en todo el recinto del cementerio municipal, desde los primeros años del Dr. Antonio Pujadas y Mayans (1856) hasta principios del año 1960.

A mi, particularmente, me parece una idea muy acertada, y de un tiempo a esta parte lo venimos madurando con las familias que últimamente han manifestado su interés en ello, por lo que, próximamente, terminaremos de concretar algunos aspectos y haremos la correspondiente petición al Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, a quien corresponde pronunciarse  en ello, atendido que el referido cementerio es  de propiedad municipal.

CAPACIDAD INSUFICIENTE

Como he comentado en anteriores ocasiones, en este mismo blog, el historiador Gregorio Gutiérrez Ortolá explica en uno de sus trabajos, que " las relaciones sostenidas entre la Junta del Cementerio y el Manicomio, han sido casi siempre tirantes. El alto número de fallecidos en el mencionado Instituto hacían fracasar  cualquier previsión  de ampliación  efectuada por la Junta". Y cita este ejemplo: " La capacidad del nuevo cementerio se hará pronto insuficiente. Un elemento no previsto en el primitivo proyecto, será el causante de esta deficiencia; los fallecidos en el Manicomio. Así, el 13 de agosto de 1872 la Junta comunicó al Dr. Pujadas Mayans, Director del Manicomio, que debido al alto número de cadáveres de su establecimiento, creían que era de su incumbencia el costear el ensache de un cementerio que se ha quedado pequeño. Pujadas se negará, aduciendo  la igualdad de derechos de los internos  con respecto  al resto de ciudadanos. De todas formas  contribuirá con 1.500 reales para la construcción de un osario como alternativa temporal".

Más adelante, y ya en tiempos del Padre Bento Menni, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, recoge "El 6 de enero de 1896 se firmó un convenio entre la Junta y la Dirección del Manicomio, referido a las condiciones de enterramiento de los fallecidos en el mismo. El Manicomio aportará una cantidad anual de 1.000 pesetas por el servicio, sin tener derecho a utilizar el coche funerario para el traslado de cadáveres, el uso del cual estaba sujeto al pago de las tarifas vigentes, independientemente del pago de la cuenta mencionada"

"El 29 de agosto de 1912 se cede al Manicomio una parcela de 20 m2. dentro del recinto del cementerio, para el entierro  de sus fallecidos"

"El 13 de septiembre de 1919 se firma un nuevo convenio con el Manicomio, efectuándose un incremento  de 250 pesetas a la cuota anual  -- de 1.000 pesetas -- que hasta la fecha venían pagando por derechos de enterramientos" (1).

Los entierros en fosas comunes  se siguieron efectuando hasta los primeros años de la década de los años sesenta del pasado siglo XX.

LO QUE ESTABLECÍA EL REGLAMENTO.



Con la finalidad de no extenderme en demasía, las personas interesadas en conocer lo que establecía "El 
Reglamento para el Buen Régimen y Administración del Cementerio de San Baudilio de Llobregat, del año 1877" (2), en lo referido a las fosas comunes, pueden acceder a los Artículos 42, 43, 44, 48, 52, 53 y 54. (Ver post: http://jovencam.blogspot.com.es/2022/02/cientos-de-personas-co-enfermedad.html)

(1)  Gutiérrez Ortolá, Gregorio. "El Cementerio Municipal de Sant Boi. Evolución histórica". Mecanografiado. Sant Boi de Llobregat. 23 de julio de 1986.

(2) Reglamento para el Buen Régimen y Administración del Cementerio de San Baudilio de Llobregat. Barcelona. 1877.

jueves, 24 de marzo de 2022

PROPUESTA DE LA DIPUTACIÓ DE BARCELONA PARA ADQUIRIR EL MANICOMIO DE SANT BOI DE LLOBREGAT .(AÑO 1914)


 Alumnos de sexto curso de la Facultad de Medicina 
de Barcelona, visitaron
 el Manicomio de Sant Boi de Llobregat 
en mayo de 1915. 
(Foto: Fondo documental Joan Vendrell i Campmany)

En el anterior post de este mismo blog, referí el triste episodio ocurrido entre los años 1911 y 1912 a raíz de las graves acusaciones  sufridas por el Manicomio de Sant Boi de Llobregat, y que luego resultaron exoneradas. Al año siguiente, en 1913, se materializó la separación de la Administración, con lo que el Sanatorio Masculino Nuestra Señora de Montserrat quedaba bajo la responsabilidad de los Hermanos, y el Femenino, Nuestra Señora de los Dolores, a cargo de las Hermanas.

Según figura en las Actas de Familia, está el contrato que en el año 1914, siendo Superior el Hno. Pedro Piera y Estadella, se firmó con la Compañía Barcelonesa de Electricidad, para proporcionar luz y fuerza motriz  a todo el Sanatorio, y por estas mismas fechas se recibió una propuesta de adquisición del establecimiento  por parte de la Diputació de Barcelona, con motivos considerados dudosos.

Una vez recibida la propuesta, los Hermanos de San Juan de Dios no se cerraron a la solicitud, estando  conformes siempre y cuando  que se les abonara la cantidad que en justicia se estimase conveniente, después de efectuar la correspondiente tasación.

La cantidad que se solicitó por ambos Sanatorios fue de dos millones de pesetas. Ante esta petición y la actitud serena de los Hermanos, la Diputació de Barcelona desistió en su petición, quedando todo igual como estaba.

Como anotación final de esta etapa, figura la defunción del Padre Benito Menni, en Dinán (Francia), el día 24 de abril de 1914.
                                                                                       

domingo, 20 de marzo de 2022

UNAS GRAVES DENUNCIAS CONTRA EL MANICOMIO DE SANT BOI DE LLOBREGAT, QUE LUEGO RESULTARON EXONERADAS.(AÑOS 1911 - 1912)


 En agosto del año 1910, el presidente de la Diputación Provincial de Barcelona, Enric Prat de la Riba i Sarrà, ordenó efectuar una inspección al Manicomio de Sant Boi de Llobregat, designándose a los doctores Coroleu, Villar y Ferrer Barnola, que elaboraron un informe durísimo que contenía acusaciones muy graves contra  el manicomio, sus gestores y sus facultativos.

Según publicó el matutino barcelonés "La Vanguardia", en su edición del día 18 de enero de 1911, la Memoria llegó a la Diputación de Barcelona el 15 de diciembre de aquel año, y dada la crudeza de los cargos que contenía, se hizo llegar a la Comisión de Gobernación, aunque en un primer momento no se hizo público. Sin embargo, el dia 1 de febrero de 1912 ya era conocida, y   el revuelo que originó, resultó altamente  preocupante.

El diputado Santiago Gubern manifestó que la Memoria en cuestión se dice que existen en el Manicomio unas celdas de reclusión donde se encierra a los alienados no sólo en sus accesos al furor , sino hasta por faltas de disciplina, y que allí se les tiene sujetos de pies y de manos , y echados sobre un montón de paja infecta, añadiéndose que la reclusión dura horas y hasta a veces días, según el castigo que se les imponga.

El Manicomio elaboró un razonado y contundente pliego de descargos que envió a la Diputación Provincial de Barcelona en abril de 1911, que resultó elogiado públicamente por el Dr.  Rodríguez Méndez en la Gaceta Médica Catalana.

La situación empezaba a aclararse, al resultar que la mayor parte  de las acusaciones vertidas en el informe " no todas en primera instancia se desestiman por infundadas y el escándalo empieza a disminuir". Sin embargo el Manicomio elaboró un segundo informe en aquel mismo año, para librarse de  las restantes acusaciones.

Es de destacar que el contexto del debate  resultaba  claro, atendido que Catalunya estaba pasando por unos momentos muy complicados después de sufrir las consecuencias de la Semana Trágica, en 1909 y la posterior represión, al ser el Manicomio de Sant Boi  un establecimiento privado regentado por una Orden religiosa  -- Hermanos de San Juan de Dios -- que lo convertía en un claro objetivo político  apetecible que, además, visto su historial, había estado exenta a lo largo de los años , a toda clase de sospechas y de críticas.

Sea como fuere, la cuestión es que se envió una comisión de Gobernación presidida por Lluís de Argemí, que visitó el Manicomio el día 5 de enero de 1912, y después de varios debates políticos, el día 8 de febrero de aquel año  se acordó exonerar al Manicomio de Sant Boi de Llobregat de la totalidad de las acusaciones.

Así finalizó esta desagradable situación  que durante año y medio  preocupó muy seriamente a la opinión pública en general que, por motivos inconfesables se planteó erróneamente, se desarrolló de manera todavía peor y se le proyectó darle un alcance que le llevó de manera inoportuna a elevarlo a la tribuna pública, que sirvió para exteriorizar apetitos desordenados al apoderarse de ello la pasión política, dando lugar a que se pusiera en entredicho a personalidades honorables y logrando que se desencadenasen sobre el Manicomio de Sant Boi de Llobregat, las más bajas pasiones de los habituales enemigos de aquel establecimiento psiquiátrico.

miércoles, 16 de marzo de 2022

EL DR. EMILIO MIRA LÓPEZ SALVÓ LA VIDA DE LAS HERMANAS HOSPITALARIAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, DEL MANICOMIO DE SEÑORAS DE SANT BOI DE LLOBREGAT, AL INICIARSE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA ( JULIO DE 1936)


Dr. Emilio Mira López

Emilio Mira López nació en Santiago de Cuba, el 24 de octubre de 1896 porque su padre , médico de la Sanidad Militar había sido destinado en aquel lugar, y falleció en Río de Janeiro (Brasil), el 16 de febrero de 1964, hijo de padre granadino y madre madrileña. A su regreso a España, se instalaron, primero en La Coruña, y posteriormente, de manera definitiva en Barcelona, donde Emilio creció y estudió.

Se licenció en Medicina en la Universidad de Barcelona en el año  1917 con Premio Extraordinario, y en 1923 obtuvo el Doctorado en la Universidad de Madrid, siendo nombrado en 1931 Catedrático de Psicología Experimental por la Universidad de Barcelona, y dos años más tarde el mismo centro  lo nombró Profesor Titular de la Primera Cátedra de Psiquiatría de España.
 
SALVÓ LA VIDA DE LAS HERMANAS HOSPITALARIAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, DEL MANICOMIO DE SEÑORAS DE SANT BOI DE LLOBREGAT. 

Al estallar la Guerra Civil española, el 18 de julio de 1936, el Dr. Mira López se encontraba en Zurich (Suiza), asistiendo a un Congreso  de médicos alienistas y neurólogos de Francia y países de lengua francesa, presentando un trabajo titulado " El papel de la prospección en el pronóstico de las psicosis", y al conocer la noticia regresó de inmediato a Barcelona, para ponerse incondicionalmente a disposición del gobierno de la Generalitat de Catalunya, presidido por Lluis Companys, con quien mantenía una estrecha amistad personal, por tratar a su hijo Lluiset, que padecía esquizofrenia.

Esta amistad  resultaría decisiva para la evacuación de las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús del Manicomio de Señoras de San Baudilio de Llobregat, como se denominaba entonces aquella institución psiquiátrica, de la que el Dr. Mira López era director médico desde el año 1935, atendido que las religiosas habían  procedido a cambiar el hábito por vestimentas civiles para pasar desapercibidas, a pesar de su numeroso grupo,  para  abandonar Catalunya, pero el Dr. Mira López les informó de la existencia de  amplias zonas controladas por  numerosos piquetes anarquistas, que podrían fácilmente asesinarlas si sospecharan su procedencia religiosa, y les propuso que desistieran de ello y lo dejaran en su mano para resolver la situación.

Mira telefoneó al president Companys, y consiguió para ellas un salvoconducto que les permitió llegar, sin problemas, al puerto de Barcelona y embarcar seguidamente rumbo a Italia.

Gestiones como estas, fueron realizadas por Mira y Companys en diferentes ocasiones a lo largo de la Guerra Civil española, atendido que ellos trataron de salvar la vida de cuantas personas pudieron.

En abril del año 1938, el gobierno de Indalecio Prieto nombró al Dr. Mira López, Jefe de los servicios Psiquiátricos y de Higiene Mental del Ejército Republicano, con el grado de teniente coronel.

                   


Alta médica de una paciente del Manicomio de Señoras de San Baudilio de Llobregat, con la firma del Médico Director Dr. Emilio Mira López.
 (Fondo documental Joan Vendrell i Campmany)

martes, 15 de marzo de 2022

DR. BELARMINO RODRIGUEZ ARIAS, DIRECTOR MÉDICO DEL HOSPITAL PSIQUIÁTRICO DE SANT BOI DE LLOBREGAT ( 1930 - 1936)


Dr. Belarmino  Rodríguez Arias

Belarmino Rodríguez Arias nació en Barcelona el día 28 de junio  de 1895 y estudió Medicina en la Facultad de la Ciudad Condal. En 1918 obtuvo el título de doctor en Madrid,  y posteriormente se trasladó  al Hospital de la Salpêtrière, de París,  donde trabajó junto a Pierre Marie de Mouttier y Joseph Babinski. De regreso a Barcelona prestó servicios  en diferentes instituciones psiquiátricas hasta que en el año 1930, al jubilarse su padre Dr. Antonio Rodríguez Morini, que desde el año  1902 ejercía el cargo de director médico del Hospital Psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat, pasó a ocupar aquella plaza hasta el año 1936, en que fue nombrado director del Instituto Neurológico Municipal de Barcelona, donde permaneció hasta su jubilación.

Durante su etapa de director del Hospital Psiquiátrico de Sant Boi de Llobregat, había sido normbrado, en 1933, Profesor Agregado de Neurología de la Universidad Autónoma de Barcelona.

A lo largo de su trayectoria profesional destacó tanto en Neurpsiquiatría como en Neurología, que desarrolló de manera exclusiva tras la Guerra Civil española. 

Como docente, fue pionero en el desarrollo de la enseñanza de la Neurología a partir de la primera cátedra  que se creó, y de la que fue su responsable, hasta que se truncó a causa de la Guerra Civil española, y que posteriormente desarrolló en otras instituciones.

En el aspecto científico destacó su labor en la profilaxis de diversos trastornos mentales, tanto de origen endógeno como exógeno (tóxico, alcohlismo, neurosifilis). Describió la hipoglucorraquía en la encefalitis , siendo también de destacar sus trabajos sobre la esclerosis en placas.

Con el Dr. Emilio Mira López desarrolló una importante labor en materia legislativa de atención psiquiátrica en Catalunya.

Fue un gran generador de proyectos. En 1924 junto con el Dr. Emilio Mira López fundó la Asociación Española de Neuropsiquiatría, y en 1926, estimulado por el norteamericano Clifford Brees, creó la Liga Española de Higiene Mental que en el año 1934 refundó con Luís Barraquer Ferrer, Antonio Subirana Oller e Ignacio de Gispert Cruz, con el nombre de Sociedad Catalana de Psiquiatría y Neurología la que fue Sociedad Catalana de Neurología. En 1949 fundó, en aquella ocasión con Antonio Subirana Oller y Luís Barraquer Ferrer , la Sociedad Española de Neurología, siendo su presidente hasta el año 1952. Creó también la Revista Médica de Barcelona  (1924 - 1938), desarrollando una gran actividad en el transcurso de los años en que fue editada. De entre sus numerosas publicaciones destacan, además de artículos en revistas, el libro "Psiquiatría práctica e higiene mental", con José Germain Cebrián y José Miguel Sacristán Gutiérrez.

Fue presidente de honor de la Sociedad Española de Neurología, de la que fue elegido presidente ejecutivo en la Asamblea del año 1952, y miembro extranjero  de la Société Francaise de Neurologie y de la Société  Médico-Psychologique.

En 1956  ingresó como académico  de número en la Real Academia de Medicina de Barcelona, siendo elegido en 1963 secretario perpétuo, y finalmente, en el año 1984 fue nombrado presidente  de honor, dimitiendo como académico en 1987.

Falleció en Barcelona, el 22 de junio de 1997, a los 102 años de edad.



lunes, 28 de febrero de 2022

¿ DESDE CUÁNDO EXISTE LA COSTUMBRE DE COMER CALÇOTS ?


 El origen y la posterior costumbre de comer calçots, empezó en Valls (Tarragona) a finales del siglo XX, cuando un campesino, conocido   como Chat de Benaiges, un día, a la hora de comer, para no recurrir a la acostumbrada dieta a base de hortalizas, decidió comerse dos cebollas grilladas que habían salido en el lugar donde con anterioridad había plantado cebollas blancas. Para ello cortó las raíces y asó en llamas el fuego que había preparado.


Luego  sacó la capa de la cebolla ennegrecida por el fuego y se las comió con aceite i vinagre.

Normalmente, los calçots se comen con una salsa característica para degustar  mejor las excelencias del producto.

El gusto, mucho más suave que el de la cebolla, le agradó tanto que decidió experimentar  sobre aquel cultivo hasta que consiguió el procedimiento que se conoce actualmente, consistente en sembrar semillas de cebolla blanca en los últimos meses del año, arrancándolas una vez germinadas y crecidas, guardándolas una temporada y volverlas a plantar, esta vez sólo medio  colgada.

El nombre de "calçot" procede del hecho de que, en la medida que va creciendo, la planta se tiene que ir "calzando", es decir, rodeándola de tierra, hasta el momento de su recolección. 

A partir del primer tercio del siglo XX, la calçotada se convirtió en una comida habitual de muchas familias 
 de Valls en los días festivos, y su expansión en el ámbito geográfico data de la década del año 1940, cuando la Penya Artística de l'Olla comenzó a celebrar calçotadas, a la que invitaban a personas del mundo artístico  y cultural de Barcelona.

La revista "Destino" organizó varios desplazamientos a Valls para facilitar su degustación, y muy pronto los restaurantes de la zona comenzaron a ofrecer calçotadas apoyados por los fabricantes de cava de la vecina comarca del Penedés, que lo promocionaban.


 En el año 1995, la Generalitat de Catalunya le concedió la Denominación de Calidad "Calçots de Valls", que comprende el ámbito geográfico de las comarcas de l'Alt Camp, El Baix Camp, El Tarragonés y El Baix Penedés.